Biden y Jacinda Ardern dialogan sobre control de armas

El presidente Joe Biden elogió el martes a la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, por sus logros en el control del extremismo doméstico y de las armas, mientras intenta persuadir a un Con...

El presidente Joe Biden elogió el martes a la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, por sus logros en el control del extremismo doméstico y de las armas, mientras intenta persuadir a un Congreso renuente a endurecer las leyes sobre armas tras las matanzas de Uvalde, Texas y Buffalo, Nueva York.

Las conversaciones entre Biden y Ardern, planeadas desde hace tiempo, debían centrarse en el comercio, el clima y la seguridad en la región Indo-Pacífico, pero las experiencias marcadamente diferentes de ambos líderes en cuanto al control de las armas de fuego ocuparon gran parte de la conversación.

En 2019, Ardern consiguió que se aprobaran en su país medidas de control de armas después de que un hombre armado vinculado al supremacismo blanco matara a 51 feligreses musulmanes en dos mezquitas en la ciudad neozelandesa de Christchurch.

En menos de un mes, los 120 legisladores del país, excepto uno, votaron a favor de la prohibición de las armas semiautomáticas de tipo militar.

Al comienzo de su reunión con Ardern, Biden dijo a los periodistas que se reuniría con el Congreso para tratar el tema de las armas ”"se los prometo_, pero la Casa Blanca ha reconocido que conseguir una nueva legislación en materia de armas será una tarea ardua en un Congreso que está dividido por igual entre los dos partidos políticos.

El presidente estadounidense elogió a Ardern por su liderazgo electrizante en los esfuerzos neozelandeses para contener la propagación del extremismo en línea, y dijo que quería escuchar más sobre el debate que ha habido en cuanto al tema en su país.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que los dos mandatarios pasaron parte de la reunión discutiendo lo que se ha hecho sobre reformas a la regulación de las armas bajo el mandato de Ardern.