Argentina acuerda diferir pagos de deuda con Club de París

Argentina acordó con el Club de París diferir los pagos de una deuda de unos 2.000 millones de dólares como máximo hasta el 30 de septiembre de 2024 mientras avanza en un entendimiento que contemp...

Argentina acordó con el Club de París diferir los pagos de una deuda de unos 2.000 millones de dólares como máximo hasta el 30 de septiembre de 2024 mientras avanza en un entendimiento que contemple un nuevo mecanismo de refinanciación de los compromisos.

La postergación regirá hasta la existencia de un nuevo acuerdo marco, fruto de una negociación del país con las autoridades del Club y sus 16 países integrantes, o en su defecto hasta esa fecha de 2024 contemplada en el acuerdo de Facilidades Extendidas firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en marzo, según un decreto oficial publicado el martes.

El objetivo de Argentina es acordar mejores condiciones de pago en las próximas semanas.

El país debía afrontar el 31 mayo de 2021 un pago de unos 2.450 millones de dólares al Club de París. Sin embargo, el Ministerio de Economía argentino anunció al mes siguiente que había arribado a un entendimiento consistente en la construcción de un puente de tiempo, mientras continuaba sus conversaciones con el FMI para renegociar una deuda con ese organismo de unos 45.000 millones de dólares, lo que ya se ha concretado.

Aquel entendimiento con el Club de París quedó sellado en un decreto en el que se fijó un diferimiento del acuerdo marco y los acuerdos bilaterales suscriptos con los países del organismo hasta el 31 de mayo de 2022.

Se determinó además establecer tratativas con el Club para adecuar los servicios de la deuda a las posibilidades de pago del Estado.

Con el vencimiento del plazo, el gobierno publicó en la fecha el nuevo decreto que difiere los pagos, pero su objetivo es alcanzar un acuerdo antes de fines de junio en el que se incluyan nuevas condiciones de tasas de interés y plazos, y que contemple los 430 millones de dólares ya abonados en dos pagos realizados en febrero y julio de 2021.

Esta es la última negociación que tenía pendiente el país sudamericano tras reestructurar una deuda con acreedores privados por unos 70.000 millones de dólares y refinanciar la que tenía pendiente con el FMI.