Rusos y ucranianos luchan calle por calle en ciudad oriental

Las fuerzas rusas se adentraron en una ciudad del este de Ucrania de enorme importancia estratégica y combatieron el lunes calle por calle con los soldados ucranianos en batallas que el alcalde asegu...

Las fuerzas rusas se adentraron en una ciudad del este de Ucrania de enorme importancia estratégica y combatieron el lunes calle por calle con los soldados ucranianos en batallas que el alcalde aseguró han dejado a la ciudad completamente destruida y han obligado a decenas de miles de personas a abandonar sus hogares.

Analistas militares describieron los combates en Sievierodonetsk como parte de una carrera contra el tiempo para el Kremlin, que aseguran quiere completar su captura de la región industrial de Donbás antes de que lleguen más armas de Occidente para reforzar las defensas ucranianas.

Las armas de Occidente ya ayudaron a las fuerzas de Kiev a frustrar el avance ruso hacia la capital en las primeras semanas de la guerra. Dicho fracaso obligó a Moscú a replegarse, reagruparse y buscar un objetivo más limitado de capturar en Donbás, donde separatistas prorrusos ya controlaban grandes extensiones del territorio y han estado en combate con fuerzas ucranianas durante los últimos ocho años.

En los últimos días, los combates se han centrado en Sievierodonetsk, en una batalla que el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy ha llamado indescriptiblemente complicada. Los ataques incesantes de la artillería rusa han destruido infraestructura vital y dañado el 90% de los inmuebles. Además, la ciudad que tenía 100.000 habitantes antes de la guerra ha quedado en buena medida sin servicios de luz y comunicaciones.

El número de víctimas aumenta hora tras hora, pero no hemos podido contar los muertos y heridos en medio de los combates callejeros, declaró el alcalde Oleksandr Striuk a The Associated Press en una entrevista telefónica. Añadió que las tropas de Moscú avanzaron unas cuantas cuadras más hacia el centro de la ciudad.

La ciudad ha sido destruida por completo, comentó. Añadió que solamente quedan entre 12.000 y 13.000 habitantes, los cuales se refugian en sótanos y búnkeres para escapar de la ofensiva rusa, una situación que recuerda el asedio en Mariúpol, donde los residentes quedaron atrapados y resultó en algunas de las peores imágenes que se han visto del conflicto.

Si bien se cree que en Mariúpol murieron decenas de miles de personas, Striuk calculó que en su ciudad han muerto alrededor de 1.500 civiles desde el inicio de la guerra, tanto a consecuencia de los ataques rusos como por condiciones extremas, por ejemplo, la falta de medicamentos y atención médica.

El ejército ucraniano dijo que los soldados rusos reforzaron sus posiciones en los flancos al noreste y sureste de Sievierodonetsk, ubicada 145 kilómetros (90 millas) al sur de la frontera rusa, en una zona que es el último reducto del control del gobierno ucraniano en la provincia de Luhansk.

El gobernador de Luhansk, Serhiy Haidai, dijo que los rusos también lograban avances en la ciudad cercana de Lysychansk. Aseguró que dos civiles murieron y otros cinco resultaron heridos durante la ofensiva rusa más reciente. Sievierodonetsk y Lysychansk se ubican a ambos costados del río Siverskiy Donetsk, de gran importancia estratégica.

El avance ruso en Sievierodonetsk y Lysychansk es parte de una ofensiva a gran escala, la cual es ejecutada sin importar las pérdidas de personal y equipo, aseguró el analista militar ucraniano, Oleh Zhdanov.

Existe la impresión de que Rusia se ha fijado el objetivo de capturar Donbás a cualquier costo, comentó Zhdanov. El Kremlin ha reconocido que no puede darse el lujo de perder tiempo y debe aprovechar su última oportunidad para extender el territorio bajo control separatista debido a que la llegada de armas occidentales a Ucrania podría imposibilitarle eso.

Los ucranianos esperan que puedan contener a Rusia el tiempo suficiente para que se queden sin gas, o para que lleguen más armas de Occidente, pero Mykola Sunhurovskyi, un experto militar del Razumkov Center, un grupo de expertos con sede en Kiev, dijo que las armas están tardando demasiado en llegar, dándole a Rusia más oportunidades.

Rusia también mantuvo el lunes su presión en el sur. El portavoz del ministerio de Defensa de Rusia, el mayor general Igor Konashenkov, dijo que un ataque de artillería contra un astillero en el puerto de Mykolaiv destruyó vehículos blindados que estaban estacionados en el lugar.

___

Karmanau reportó desde Leópolis, Ucrania. Periodistas de The Associated Press en todo el mundo contribuyeron a este despacho.