El tráfico de metanfetamina se dispara en sureste asiático

El número de pastillas de metanfetaminas incautadas en el este y sureste de Asia superó por primera vez los mil millones el año pasado, un indicio de la escala de la producción y el tráfico de dr...

El número de pastillas de metanfetaminas incautadas en el este y sureste de Asia superó por primera vez los mil millones el año pasado, un indicio de la escala de la producción y el tráfico de drogas ilegales en la región y el desafío que supone combatirlo, según dijo el lunes Naciones Unidas.

Los 1.008 millones de píldoras formaban parte de las casi 172 toneladas de metanfetamina confiscada en todas sus formas y eran siete veces más que lo incautado 10 años antes, indicó en un reporte la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Las drogas se consumen sobre todo en el sureste asiático, pero también se exportan a Nueva Zelanda y Australia, Hong Kong, la península de Corea y Japón, en el este de Asia, y cada vez más al sur de Asia.

La producción y el tráfico de metanfetaminas se dispararon de nuevo al tiempo que el suministro quedaba súper concentrado en (la región del Río) Mekong y en particular en Tailandia, Laos y Myanmar, dijo Jeremy Douglas, representante regional del sureste asiático para la agencia de Naciones Unidas, en una entrevista por email con The Associated Press.

El aumento de la producción hace la droga más barata y accesible, lo que crea un riesgo mayor para la gente y sus comunidades, indicó el reporte.

La metanfetamina es fácil de fabricar y ha suplantado al opio y la heroína, un derivado del opio, para convertirse en la droga predominante en el sureste asiático tanto en consumo como en exportación.

La zona del Triángulo de Oro, donde se encuentran las fronteras de Myanmar, Laos y Tailandia, era tradicionalmente una importante región productora de opio y alojaba muchos de los laboratorios que lo convertían en heroína. Décadas de inestabilidad política han dejado en la anarquía las regiones fronterizas de Myanmar, algo que han aprovechado productores y traficantes de drogas.

Dado el problema de la gobernanza limitada y la escasa atención sobre el asunto, la agencia de Naciones Unidas dijo que los grupos de crimen organizado tienen los medios para seguir produciendo metanfetaminas y venderla a una población joven y en aumento con una creciente capacidad de gasto.

El panorama político también ha ayudado a los traficantes.

En Myanmar, el ejército arrebató el poder a un gobierno electo el año pasado y ahora está inmerso en una lucha armada contra los que se oponen al régimen militar. La producción de drogas en Myanmar a menudo está asociada grupos armados de minorías étnicas que en ocasiones combaten al gobierno o entre sí.

Todos los grupos niegan estar implicados en la producción y el tráfico de drogas y acusan a otos grupos como responsables, pero podría decirse que la economía de la droga es la parte más grande de la economía en la mayoría o muchas partes de Shan y zonas fronterizas de Myanmar, y hay mucha información que relaciona a grupos con laboratorios y cargamentos", dijo Douglas.

El reporte también describió a Laos como uno de los países más afectados por la metanfetamina salida de Myanmar. Una de las mayores incautaciones de drogas en la historia de Asia se hizo en Laos el pasado octubre, cuando la policía confiscó más de 55,6 millones de píldoras de metanfetaminas en una sola redada. También confiscaron 65 bolsas de cristal de cristal de metanfetamina, también conocido como hielo, según medios estatales.

La agencia de Naciones Unidas dijo estar preocupada porque redes criminales tuvieran en el punto de mira a Camboya como centro de producción de drogas. El año pasado se desmanteló allí un laboratorio clandestino de escala industrial para producir ketamina y capacidad para otras drogas, según el reporte.

La ketamina se utiliza de forma legal como anestésico, pero su consumo no médico y su producción clandestina preocupan a la agencia de la ONU.

Muchos países intentaron detener la producción controlando los suministros de materiales como la efedrina y la pseudoefedrina, conocidos por su uso en medicamentos descongestivos. Pero la agencia de Naciones Unidas señaló que claramente algunos productores de metanfetaminas han aprendido a fabricar esos materiales a partir de sustancias no controladas que pueden comprarse de forma libre y legal.