Cientos de vuelos cancelados en EEUU durante fin de semana

están resultando en una operación inconsecuente con las normas fijadas por Delta en el sector en los últimos años, afirmó en un mensaje en redes sociales Allison Ausband, responsable del área de...

están resultando en una operación inconsecuente con las normas fijadas por Delta en el sector en los últimos años, afirmó en un mensaje en redes sociales Allison Ausband, responsable del área de Atención al Cliente de Delta.

Las aerolíneas y destinos turísticos anticipan enormes multitudes este verano debido a la disminución de las restricciones de viaje y la fatiga frente a la pandemia, que ha eclipsado los persistentes temores de contraer el COVID-19 durante un viaje.

Muchos especialistas del ramo creen que la cantidad de viajeros igualará o incluso superará los niveles previos a la pandemia. Sin embargo, las aerolíneas tienen miles de empleados menos que en 2019 y eso, en ocasiones, ha contribuido a las cancelaciones generalizadas de vuelos.

Las personas que están reservando viajes para el verano han experimentado el shock de precios mucho más altos.

Las tarifas de las aerolíneas nacionales para el verano tienen un promedio de más de 400 dólares por viaje de ida y vuelta, un 24% más que en 2019, antes de la pandemia, y un sólido 45% más que hace un año, según la firma de datos de viajes Hopper.