Texas: Testigos apremiaron a policía que entrara en escuela

Personas que estaban en el lugar apremiaron a los agentes de policía que irrumpieran en una escuela primaria de Texas en la que un joven armado asesinó a 19 niños y dos maestras, manifestó un test...

Personas que estaban en el lugar apremiaron a los agentes de policía que irrumpieran en una escuela primaria de Texas en la que un joven armado asesinó a 19 niños y dos maestras, manifestó un testigo el miércoles, mientras los investigadores trabajan para obtener toda la información de una masacre que duró alrededor de 40 minutos y finalizó cuando un equipo de la Patrulla Fronteriza abatió al agresor.

¡Entren! ¡Entren!, les gritó una mujer a los agentes tan pronto como comenzó el ataque, dijo Juan Carranza, de 24 años, quien vio la escena desde su casa ubicada frente a la Escuela Primaria Robb, en la localidad de Uvalde.

Carranza dijo que los agentes no ingresaron.

Minutos antes, Carranza vio cómo Salvador Ramos estrelló su camioneta en una zanja ubicada fuera de la escuela, tomó su fusil semiautomático tipo AR-15 y les disparó a dos personas que se encontraban afuera de una casa funeraria cercana, quienes resultaron ilesas.

Después intercambió disparos con un agente de seguridad del distrito escolar, corrió hacia el interior y abrió fuego contra dos agentes de la policía de Uvalde que llegaban al lugar y se encontraban afuera del edificio, relató el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Travis Considine. Todos los policías resultaron heridos, comentó.

Horas más tarde, Considine dijo a las autoridades que no estaba seguro de si el segundo agente de recursos escolares había intercambiado disparos con Ramos.

Ramos irrumpió en un aula y comenzó a matar, dijo un agente de policía.

Se atrincheró al cerrar la puerta con llave y simplemente comenzó a dispararles a los niños y maestras que estaban dentro del aula, dijo el teniente Christopher Olivarez, del Departamento de Seguridad Pública, en declaraciones a CNN. Eso demuestra la maldad absoluta del atacante.

Todas las víctimas fatales estaban en la misma aula, subrayó.

El director del Departamento de Seguridad Pública, Steve McGraw, dijo que fueron menos de 40 minutos o algo así desde que Ramos le disparó al agente de seguridad escolar hasta que un equipo especial de la Patrulla Fronteriza lo abatió. La policía dijo más tarde que no estaba claro si el agresor y el agente de seguridad habían intercambiado disparos.

Un funcionario policial al tanto de la investigación dijo que los agentes de la Patrulla Fronteriza tuvieron problemas para cruzar la puerta del aula y tuvieron que llamar a un miembro del personal para que la abriera con la llave. El funcionario habló bajo condición de anonimato al no estar autorizado a comentar públicamente sobre una investigación abierta.

Carranza sintió que la policía debió ingresar antes.

Ellos eran más, y él sólo era uno, comentó.

Uvalde es una comunidad de población principalmente latina de unos 16.000 habitantes ubicada a unos 120 kilómetros (75 millas) de la frontera con México. La primaria Robb, que tiene casi 600 estudiantes de segundo, tercero y cuarto grados, es una estructura de ladrillo de un piso ubicada en un vecindario mayormente residencial de casas modestas.

Antes de atacar la escuela, Ramos le disparó y dejó herida a su abuela dentro de su casa. Los vecinos llamaron a la policía cuando la mujer salió y la vieron con un disparo en el rostro, dijo Considine.

Ramos acababa de adquirir legalmente el fusil y otro similar la semana pasada, poco después de su cumpleaños, informaron las autoridades.

Los investigadores no revelaron un motivo del ataque, en el que al menos otras 17 personas resultaron heridas. El gobernador Greg Abbott dijo que Ramos era un residente de la localidad ubicada unos 135 kilómetros (85 millas) al oeste de San Antonio y no tenía antecedentes criminales o problemas mentales conocidos.

___

Eugene Garcia, Darío López-Mills y Elliot Spagat en Uvalde; Jake Bleiberg en Dallas; Ben Fox, Michael Balsamo, Amanda Seitz y Eric Tucker en Washington; Paul J. Weber en Austin; Juan Lozano en Houston; Gene Johnson en Seattle, y Rhonda Shafner en Nueva York, contribuyeron a este despacho.