NFL: Quarterback Haskins estaba legalmente ebrio al morir

El quarterback de los Steelers de Pittsburgh, Dwayne Haskins, se encontraba legalmente ebrio y había ingerido medicamentos antes de que muriera arrollado por un vehículo de basura cuando caminaba po...

El quarterback de los Steelers de Pittsburgh, Dwayne Haskins, se encontraba legalmente ebrio y había ingerido medicamentos antes de que muriera arrollado por un vehículo de basura cuando caminaba por una carretera interesatatal en Florida el mes pasado, de acuerdo con el informe de la autopsia difundido el lunes.

La Oficina del Médico Forense del Condado Broward dijo que Haskins tenía en la sangre un nivel de alcohol de 0.2 cuando fue arrollado en la Interestatal 595, cerca del Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollydood, poco antes del amanecer del 9 de abril. Ese nivel rebasaba en 2,5 veces el límite legal de 0,08 para conducir en el estado.

Según la Universidad de California, en Davis, y otras universidades, alguien del peso de Haskins, 104 kilogramos (230 libras), necesitaría haber ingerido al menos 10 bebidas en las horas previas a su muerte para alcanzar esa alcoholemia.

En su organismo también se le encontró el potente analgésico ketamina y su metabolito norketamina. El medicamento puede ser prescrito por un médico y también utilizado con fines recreativos. En el informe no se dice por qué el ex astro de la Universidad Estatal de Ohio lo tenía en la sangre.

Según el informe, los investigadores encontraron el vehículo de Haskins sin gasolina cerca de donde él jugador fue arrollado. Una mujer que lo acompañaba dijo a los investigadores que Haskins, de 24 años, había ido a conseguir combustible.

Testigos dijeron que Haskins intentaba hacer señales a los vehículos en el carril central cuando lo arrolló el camión y después una camioneta suburbana. Según el informe, Haskins murió de un fuerte traumatismo en la cabeza.

Los Steelers dijeron a los investigadores que Haskins no tenía problemas de salud mental y que jamás hizo referencia alguna a quererse quitar la vida. Dijeron que a ocasionalmente bebía fuerte y a veces consumía marihuana, pero se desconocía que utilizara otras drogas recreativas. El forense determinó que la muerte del jugador fue un accidente.