Emergen teorías sobre misteriosa hepatitis infantil

¿Se trata de alguna reacción errática del sistema inmune disparada por una infección previa de COVID-19 y una posterior invasión de algún otro virus?

¿Se trata de alguna reacción errática del sistema inmune disparada por una infección previa de COVID-19 y una posterior invasión de algún otro virus?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus iniciales en inglés) e investigadores de todo el mundo intentan averiguar qué está pasando.

La dolencia parece ser inusual. Funcionarios de los CDC señalaron la semana pasada que analizaban 180 posibles casos en todo Estados Unidos. La mayoría de los niños fueron hospitalizados, al menos 15 requirieron trasplantes y seis de ellos murieron.

Más de otras 20 naciones han reportado cientos de casos adicionales en total, aunque las cifras más altas han sido en Reino Unido y Estados Unidos.

Los síntomas de hepatitis incluyen fiebre, fatiga, pérdida de apetito, náusea, vómito, dolor abdominal, orina oscurecida, heces de color claro, dolor de articulaciones y coloración amarillenta de la piel.

La magnitud del problema apenas se volvió más clara el mes pasado, aunque los investigadores han estado trabajando durante meses en este problema. Ha sido extremadamente complicado dar con una causa, aseguran los expertos.