Número de refugiados mundiales alcanza los 100 millones

El número de personas obligadas a huir de conflictos, violencia, violaciones de derechos humanos y persecuciones ha superado los 100 millones por primera vez desde que se llevan registros, principalm...

El número de personas obligadas a huir de conflictos, violencia, violaciones de derechos humanos y persecuciones ha superado los 100 millones por primera vez desde que se llevan registros, principalmente por la guerra en Ucrania y otros conflictos bélicos, informó el lunes el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados.

Es una cifra sombría y alarmante al mismo tiempo, declaró el comisionado Filippo Grandi.

Es un récord que jamás debió existir... Esto debe servir de alarma para que evitemos conflictos destructivos, para que pongamos fin a las persecuciones y tratemos las causas de raíz que obligan a la gente inocente a huir de sus viviendas, añadió.

La ACNUR indicó que el número de desplazados se acercó a los 90 millones a fines de 2021, debido a conflictos u olas de violencia en países como Etiopía, Burkina Faso, Myanmar, Nigeria, Afganistán y Congo.

Desde entonces, el conflicto en Ucrania ocasionó 6 millones de desplazados externos y 8 millones de desplazados internos.

La cifra de 100 millones representa más del 1% de la población mundial. Abarca refugiados y solicitantes de asilo, así como desplazados dentro de sus propios países. La cifra de desplazados internos es de 53,2 millones según calcula el Centro de Monitoreo de Desplazamientos Internos, dijo la ACNUR en su nota de prensa.

La respuesta internacional a la gente que ha huido de Ucrania ha sido abrumadoramente positiva, expresó Grandi.

La compasión existe y necesitamos una movilización similar para todas las crisis del mundo, añadió.

Sin embargo, Grandi señaló que la ayuda humanitaria es un paliativo, no una cura.

Para revertir esta tendencia, la única respuesta es la paz y la estabilidad para que gente inocente no se vea obligada a elegir entre el grave peligro de quedarse en su país y la precariedad de huir y del exilio, afirmó.