Tras una serie de aventuras, anillo antiguo vuelve a Grecia

Un anillo de oro de más de 3.000 años que fue robado de una isla del mar Egeo durante la Segunda Guerra Mundial, cruzó el Atlántico, fue comprado por un científico húngaro laureado con el Premio...

Un anillo de oro de más de 3.000 años que fue robado de una isla del mar Egeo durante la Segunda Guerra Mundial, cruzó el Atlántico, fue comprado por un científico húngaro laureado con el Premio Nobel y terminó en un museo sueco, ha encontrado su camino de vuelta a Grecia.

Fue el último de una serie de golpes maestros por parte de las autoridades griegas que buscaban la devolución de obras saqueadas del país rico en antigí¼edades, a pesar de que un esfuerzo inicial del museo sueco para devolver el anillo aparentemente fracasó entre las grietas de la burocracia en la década de 1970.

El Ministerio de Cultura griego dijo el viernes que funcionarios suecos que brindaron asistencia para documentar el artefacto y su procedencia devolvieron voluntariamente la pieza de oro de la era micénica de Rodas decorada con dos esfinges enfrentadas.

Expertos griegos confirmaron la identificación, y Vidar Helgesen, director ejecutivo de la Fundación Nobel, a la que había legado el anillo el biofísico húngaro, entregó la pieza en Estocolmo. La fundación, que otorga premios anuales por logros sobresalientes en varios campos, se la entregó al Museo de Antigí¼edades del Mediterráneo y el Cercano Oriente en la capital sueca.

La ministra de Cultura griega, Lina Mendoni, agradeció a la Fundación Nobel y a las autoridades suecas por la repatriación y dijo que muestra su respeto por la Grecia moderna y nuestros constantes esfuerzos para combatir el tráfico ilegal de bienes culturales.

El anillo, que habría sido un símbolo de estatus para un noble local en el tercer milenio antes de Cristo, fue descubierto en 1927 por arqueólogos italianos en una tumba micénica cerca de la antigua ciudad de Ialysos en Rodas. La isla en el sureste del Egeo perteneció a Italia hasta que se incorporó a Grecia después de la Segunda Guerra Mundial.

El Ministerio de Cultura dijo que el anillo fue robado de un museo en Rodas durante la guerra, con cientos de otras joyas y monedas que siguen desaparecidas, y que apareció en Estados Unidos. Fue allí donde, durante las décadas de 1950 o 1960, lo adquirió Georg von Békésy, un biofísico y coleccionista de arte cuya colección fue donada a la Fundación Nobel tras su muerte en 1972, y desde allí distribuida a varios museos.

Helgesen, de la Fundación Nobel, dijo que no había dudas sobre dónde debería estar la obra de arte.

Para nosotros, era obvio que el anillo debía ser devuelto, dijo. Este artefacto tiene un valor histórico cultural muy grande para Grecia.

El museo de Estocolmo identificó inicialmente el anillo de Ialysos en 1975 y contactó a las autoridades griegas, dijo el ministerio.

Pero permaneció en Estocolmo por razones que no están claras en los archivos existentes, dice el comunicado emitido el viernes. El anillo ahora se expondrá en un museo en Rodas.