Eagles of Death Metal testifican sobre ataque en Bataclan

Miembros de la banda de rock californiana Eagles of Death Metal brindaron un emotivo testimonio el martes sobre la noche en que extremistas del grupo Estado Islámico irrumpieron en su concierto en el...

Miembros de la banda de rock californiana Eagles of Death Metal brindaron un emotivo testimonio el martes sobre la noche en que extremistas del grupo Estado Islámico irrumpieron en su concierto en el teatro Bataclan en París y mataron a decenas de personas en el peor ataque en Francia en generaciones.

El cantante Jesse Hughes y el guitarrista Eden Galindo, ambas partes civiles en el caso escuchado por un tribunal de París, se encuentran entre los sobrevivientes y testigos de los ataques del 13 de noviembre de 2015. Dijeron a la corte que los ataques cambiaron sus vidas para siempre.

Galindo, de 52 años, recordó que escapó por una puerta lateral sin saber si los hombres armados los perseguían, y terminó en una comisaría con otros allí cubiertos de sangre.

El guitarrista dijo que piensa en las familias de las víctimas y reza por ellas todos los días, y agregó que, desde aquel el momento oscuro, vivo una vida diferente, nunca seré el mismo.

Hughes, de 49 años, estaba visiblemente sensible y dijo que al escuchar los disparos en la sala de conciertos, supo que la muerte estaba sobre nosotros. Recordó que todos corrieron por sus vidas después de que casi 90 de mis amigos (los fans) fueran asesinados frente a nosotros.

Terminó citando al excantante de Black Sabbath, Ozzy Osbourne: No puedes matar el rock n roll.

El único miembro sobreviviente del grupo extremista que atacó varios objetivos en París esa noche, Salah Abdeslam, es el principal acusado. Ha sido desafiante y contradictorio en su testimonio, pero se quebró en la corte el mes pasado, pidió perdón y expresó sus condolencias por las víctimas.

Todos los demás atacantes se inmolaron o fueron abatidos por la policía.

Los sobrevivientes y las familias de las víctimas ven el juicio excepcional de meses como una oportunidad crucial para la justicia y como un cierre siete años después de los ataques en el Bataclan, cafés de París y el estadio nacional que dejaron 130 muertos.

El juicio comenzó en septiembre y se espera que concluya en junio.