Perú pide a Repsol indemnizar a afectados por derrame

El presidente peruano Pedro Castillo pidió el lunes a la energética Repsol que indemnice a los afectados por un derrame de petróleo en el Pacífico, luego de que su gobierno demandara el viernes an...

El presidente peruano Pedro Castillo pidió el lunes a la energética Repsol que indemnice a los afectados por un derrame de petróleo en el Pacífico, luego de que su gobierno demandara el viernes ante la justicia local a la compañía por 4.500 millones de dólares.

Castillo añadió que el Ministerio del Ambiente tiene instrucciones precisas para supervisar la limpieza del ecosistema que en enero impactó sobre 106 kilómetros cuadrados, un espacio mayor a la ciudad de París, matando animales marinos y contaminando el mar junto a las costas de Perú.

En marzo el gobierno dijo que Repsol se comprometió a pagar 805 dólares a cada uno de los perjudicados como parte del inicio de una indemnización aún no calculada por el derrame. Al momento la empresa afirma que han abonado unos 7,8 millones de dólares a los 5.500 afectados que han sido identificados.

El viernes el gobierno anunció que demandó a Repsol ante la justicia peruana por 4.500 millones de dólares. La empresa calificó el sábado la demanda como infundada porque las estimaciones carecen de la más mínima base que soporte las cifras señaladas. La compañía afirma que ha gastado al momento 150 millones de dólares en actividades de limpieza y ayuda a los afectados.

El gobierno indicó en su demanda civil por daños y perjuicios ante la Corte Superior de Lima que representa los intereses difusos de unos 700.000 perjudicados que incluyen no sólo a los pescadores, sino a toda la cadena de trabajadores que laboraban en las playas contaminadas.

El derrame ocurrió el 15 de enero y duró al menos ocho minutos durante la descarga de petróleo del barco de bandera italiana Mare Doricum hacia una refinería de Repsol. Perú afirma que el vertimiento de 11.900 barriles de crudo sobre uno de los mares más biodiversos del mundo es el peor desastre ecológico en su historia.

La energética española asegura que el barco es el culpable del derrame, mientras que los dueños de la nave responden indicando que no se proporcione información incorrecta o engañosa porque las investigaciones continúan.