Irán: 22 detenidos en protesta por el alza de los precios

Las autoridades iraníes arrestaron a al menos 22 personas en protestas contra la repentina subida del precio de los alimentos básicos subvencionados en dos ciudades del sur, reportaron medios estata...

Las autoridades iraníes arrestaron a al menos 22 personas en protestas contra la repentina subida del precio de los alimentos básicos subvencionados en dos ciudades del sur, reportaron medios estatales el viernes.

Las detenciones se produjeron luego de que Teherán anunció esta semana un alza de hasta un 300% en el costo del aceite de cocina, el pollo, los huevos y la leche, en medio de un incremento generalizado de los precios en todo Oriente Medio por las interrupciones en la cadena de distribución global y la invasión rusa de Ucrania, uno de los principales exportadores de alimentos del mundo.

Según la agencia noticiosa estatal IRNA, 15 personas fueron arrestadas durante la noche en la ciudad suroccidental de Dezful, en la provincia de Juzestán, y siete más en Yasuj, en la región sureña de Kohgiluyeh-Boyerahmad.

Otras 200 personas se congregaron en Andimeshk, otra ciudad de Juzestán, donde un bombero resultó herido luego de que los inconformes arrojaran piedras a policías y bomberos, agregó IRNA.

La situación se había calmado en todas las zonas el viernes, apuntó la agencia, que publicó fotografías en las que el presidente, Ebrahim Raisi, escuchaba las preocupaciones de los compradores en visitas a supermercados de Teherán.

Antes de las movilizaciones, el grupo activista NetBlocks.org dijo que se registraron problemas en el acceso a internet en todo el país mientras el gobierno se preparaba para posibles disturbios.

En imágenes que circulaban por redes sociales se mostraba varias protestas más en Juzestán, algunas de las cuales se tornaron violentas cuando los asistentes quemaron neumáticos en la calle y la policía disparó gases lacrimógenos para dispersarlos. The Associated Press no pudo verificar de inmediato la autenticidad de los videos.

Irán importa la mitad de su aceite de cocina de Ucrania, donde la guerra ha impedido que muchos agricultores accedan a los cultivos, y casi la mitad de su trigo de Rusia. El contrabando de pan iraní, altamente subvencionado, con los vecinos Irak y Afganistán se ha disparado a medida que el hambre se extiende por la región.

La sequía está haciendo estragos en la economía iraní, y las sanciones occidentales a su programa nuclear han causado más dificultades. La inflación se ha disparado hasta casi el 40% y está en su nivel más alto desde 1994. El paro juvenil es elevado y alrededor del 30% de los hogares viven por debajo del umbral de la pobreza, según el Centro Nacional de Estadística.

El recuerdo el aumento del precio del combustible en noviembre de 2019 sigue fresco. Entonces, las protestas generalizadas, las más violentas desde la creación de la República Islámica en 1979, sacudieron todo el país.