Ucrania ofrece cambiar prisioneros por heridos de Mariúpol

Las fuerzas rusas continuaban sus ataques a la acería Azovstal en Mariúpol y avanzaban sobre poblaciones en el este de Ucrania, según dijo el jueves el Estado Mayor del ejército ucraniano.

Las fuerzas rusas continuaban sus ataques a la acería Azovstal en Mariúpol y avanzaban sobre poblaciones en el este de Ucrania, según dijo el jueves el Estado Mayor del ejército ucraniano.

El bombardeo continuaba después de que Kiev ofreciera liberar prisioneros de guerra rusos a cambio de la evacuación segura de los combatientes malheridos que siguen atrapados en la planta siderúrgica en la arrasada Mariúpol.

La viceprimera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, dijo el miércoles que había negociaciones en marcha para liberar a los combatientes heridos atrincherados en el último reducto de resistencia ucraniana en Mariúpol. Había diferentes opciones, señaló, aunque ninguna es ideal.

Un asesor del alcalde de la ciudad dijo que las fuerzas rusas habían bloqueado todas las rutas de evacuación de la urbe. Petro Andriushchenko dijo que quedaban pocos edificios de apartamentos habitables y que la comida y el agua potable escaseaban. Algunos de los habitantes que quedan allí cooperan con las fuerzas rusas de ocupación a cambio de comida, señaló.

Mientras tanto, en Kiev se preparaba el primer juicio por crímenes de guerra a un soldado ruso capturado, acusado de matar a un civil desarmado que montaba en bicicleta.

En su reporte del día 78 de la guerra, el Estado Mayor ucraniano afirmó que las tropas de Moscú dispararon artillería y lanzagranadas contra soldados ucranianos en dirección a Zaporiyia, que ha servido de refugio a los civiles que huyen de Mariúpol.

Según el ejército, las fuerzas rusas dispararon artillería también contra unidades ucranianas al norte de la ciudad nororiental de Járkiv. Además, reportó ataques rusos en las regiones de Cherníhiv y Sumy, en el norte del país.

En las regiones orientales de Donetsk y Luhansk, escenario de continuos combates desde el inicio de la guerra, el ejército ucraniano reconoció un éxito parcial de Rusia en su avance. Las tropas de Kiev repelieron nueve ataques rusos y destruyeron varios drones y vehículos militares, añadió. La información no pudo verificarse de forma independiente.

La fiscal jefe de Ucrania, por su parte, dijo que su oficina había acusado al sargento ruso Vadin Shyshimarin, de 21 años, por la muerte de un civil desarmado de 62 años que murió cuando montaba en bicicleta en febrero, en el cuarto día de guerra. Shyshimarin, que servía en una unidad de tanques, está acusado de disparar al hombre desde la ventana de un auto en el poblado nororiental de Chupakhivka.

La fiscal general, Iryna Venediktova, dijo que el soldado podría ser condenado a hasta 15 años de prisión. No aclaró cuándo comenzaría el juicio. La fiscalía ha dicho estar investigando más de 10.700 acusaciones de crímenes de guerra cometidos por fuerzas rusas y ha identificado a más de 600 sospechosos.

Muchas de las atrocidades salieron a la luz el mes pasado después de que las fuerzas de Moscú renunciaran a capturar Kiev y se retirasen de los alrededores de la capital. Con su marcha quedaron al descubierto fosas comunes y calles y jardines llenos de cadáveres en localidades como Bucha. Los residentes hablaron de asesinatos, violaciones, torturas, descuartizamientos y personas quemadas vivas.

Volodymyr Yavorskyy, del Centro por las Libertades Civiles, dijo que el grupo ucraniano de derechos humanos seguiría de cerca el juicio de Shyshimarin para ver si era justo. Es muy difícil cumplir todas las reglas, normas y proceso de neutralidad judicial en tiempos de guerra, señaló.

En el frente económico, Ucrania cortó un ducto que lleva gas ruso a Europa Occidental a través de Ucrania, la primera ocasión en la que Kiev interrumpe el flujo hacia Occidente de una de las exportaciones más rentables de Moscú.

La operadora ucraniana de gas justificó la decisión de impedir que el gas pasara por una estación en una zona controlada por separatistas prorrusos porque las fuerzas enemigas interferían con la actividad del centro y desviaban gas.

Era probable que el efecto inmediato fuera limitado, dado que Rusia puede derivar el gas a otro gasoducto y porque Europa tiene varios proveedores. Aun así, el corte subrayaba el riesgo que supone la guerra para el suministro de gas.

En la región sureña de Jersón, donde cayó la primera ciudad ucraniana en la guerra, un político designado por el Kremlin dijo que las autoridades locales querían pedir al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que Rusia se anexionara la zona.

Al menos una persona se oponía a ese plan. Todo el mundo en Jersón espera a que lleguen nuestra tropas lo antes posible, dijo una maestra que sólo se identificó por su nombre, Olga, por miedo a represalias. Nadie quiere vivir en Rusia ni unirse a Rusia.

La noticia planteaba la posibilidad de que el Kremlin intentara escindir otro pedazo de Ucrania en su intento de salvar una invasión que se ha complicado. Rusia se anexionó la península ucraniana de Crimea, que limita con Jersón, tras un disputado referendo en 2014, una operación considerada ilegal y rechazada por la mayoría de la comunidad internacional.

___

Gambrell informó desde Leópolis, Ucrania. Yesica Fisch en Bajmut, David Keyton en Kiev, Yuras Karmanau en Leópolis, Mstyslav Chernov en Járkiv, Kelvin Chan en Londres y personal de AP en todo el mundo contribuyó a este despacho.