Sri Lanka: El presidente se compromete a reducir sus poderes

El presidente Gotabaya Rajapaksa se comprometió el miércoles a nombrar a un nuevo primer ministro de Sri Lanka, fortalecer el Parlamento y abolir el todopoderoso sistema presidencialista, un conjunt...

El presidente Gotabaya Rajapaksa se comprometió el miércoles a nombrar a un nuevo primer ministro de Sri Lanka, fortalecer el Parlamento y abolir el todopoderoso sistema presidencialista, un conjunto de reformas con las que pretende estabilizar al país inmerso en una crisis política y hechos de violencia derivados del peor trance económico que se recuerde.

En un discurso televisado, Rajapaksa dijo que él, sin partidismos, condena las agresiones contra manifestantes pacíficos por parte de turbas que salieron a apoyar a su hermano, el exprimer ministro Mahinda Rajapaksa, que renunció el lunes.

Estoy adoptando medidas para nombrar esta semana a un nuevo primer ministro que tenga la confianza de la mayoría en el Parlamento, que pueda ganarse la confianza del pueblo, y un nuevo gabinete para controlar la situación actual, impedir que el país caiga en la anarquía y que continúen las funciones del gobierno, que se encuentran paralizadas, señaló Gotabaya Rajapaksa.

Allanaré el camino para que el nuevo primer ministro presente un nuevo programa de trabajo y lo ponga en marcha, manifestó.

Gotabaya Rajapaksa dijo que también legará gran parte de sus facultades al Parlamento y, cuando vuelva a haber cierta normalidad, adoptará medidas para abolir el poderoso sistema presidencialista.

El mandatario emitió su discurso después de que las autoridades desplegaran el miércoles vehículos blindados y soldados en las calles de la capital, dos días después de que turbas progubernamentales atacaron a manifestantes pacíficos, lo que desató una ola de violencia en diversas partes del país.

Se le ha ordenado a las fuerzas de seguridad que le disparen a los que se considere están participando en la violencia. Los incendios provocados y el vandalismo continuaban a pesar de un estricto toque de queda a nivel nacional que entró en vigor el lunes por la noche.

Los manifestantes antigubernamentales exigen la renuncia del presidente Rajapaksa debido a una crisis de la deuda que ha dejado a Sri Lanka casi en la bancarrota y a la población con severa escasez de combustibles, alimentos y otros artículos básicos. La renuncia de su hermano era otra de las exigencias.

Vehículos blindados con soldados se desplazaron por algunos sectores de Colombo. En desafío al toque de queda, algunos manifestantes se reagruparon frente a la oficina del presidente para continuar las protestas que comenzaron hace más de un mes. La policía anunció por altavoces que era ilegal permanecer en lugares públicos durante el toque de queda.

Videos difundidos en redes sociales mostraban columnas de vehículos militares que salían de la capital, junto con soldados en motocicletas y el establecimiento de retenes en diversas partes del país en medio de los temores de que un vacío político pudiera dar pie a que los militares tomen el poder.