EEUU muestra sus límites políticos para legislar el aborto

es enorme a medida que se aproximan las elecciones, en las que estará en juego el control del Congreso.

es enorme a medida que se aproximan las elecciones, en las que estará en juego el control del Congreso.

Los comités de campaña del Congreso recaudan fondos sobre el tema del aborto, y se trabaja intensamente para estimular a los votantes que ya están preparados para participar en momentos en que está en juego un tema tan importante para millones de estadounidenses.

Las dos senadoras republicanas que apoyan el acceso al aborto, Lisa Murkowski, por Alaska y que busca la reelección en noviembre, y Susan Collins, por Maine, han propuesto un proyecto de ley independiente que contrarrestaría la acción de la Corte Suprema.

Pero se espera que ambas senadoras, quienes votaron para ratificar a la mayoría de los jueces de Trump, se mantengan dentro de la línea del Partido Republicano esta semana y bloqueen el proyecto de ley demócrata por considerarlo demasiado amplio.

A su vez, los demócratas han calificado el esfuerzo de Collins-Murkowski como insuficiente, sin que haya esperanzas, por ahora, de llegar a un compromiso real.

Por su parte, los republicanos de base se desmarcaron de las declaraciones iniciales de McConnell, asegurando que una prohibición total del aborto a nivel nacional no es algo en lo que puedan cumplir.

‹‹Lo cierto es que nunca se conseguiría eso aquí, dijo el senador Mike Rounds, republicano por Dakota del Sur.

Los demócratas no están convencidos que los republicanos, que han luchado durante años para negar el acceso al aborto, van a renunciar ahora a esa lucha y dejar que los estados tomen sus propias decisiones.

Lo más probable es que ambos partidos traten de reducir el problema: los republicanos restringiendo el acceso al aborto a nivel nacional, mientras que los demócratas trabajando para reforzar la disponibilidad de abortos mediante medicamentos y otros servicios relacionados.

Hay múltiples frentes en los que podemos avanzar, dijo la senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts.

En la Cámara de Representantes, donde los demócratas tienen la mayoría, los legisladores aprobaron el año pasado la Ley de Protección de la Salud de la Mujer en una votación prácticamente en proporción partidista, una vez que la Corte Suprema dio el primer indicio de que estaba considerando el tema al permitir que entrara en vigor una ley en Texas sobre la prohibición del aborto.

Este proyecto de ley ha languidecido en el Senado, dividido al 50% con el control demócrata debido a la capacidad de la vicepresidenta Kamala Harris de emitir un voto de desempate. Al no poder reunir los 60 votos necesarios para superar una táctica dilatoria, la votación de prueba de febrero fracasó, después de que el senador demócrata, Joe Manchin, por Virginia Occidental, que se unió a los republicanos para bloquear la consideración del proyecto de ley.

El miércoles se espera un resultado similar, cuando el Senado intente de nuevo aprobar la legislación, que convertiría en ley el derecho garantizado al aborto.

Se trata del primero de lo que Schumer promete que serán esfuerzos constantes para mostrar a los votantes cuál es la posición de los partidos.

Esto ya no es sólo un ejercicio abstracto: Ahora sabemos que los derechos de las mujeres están en juego, dijo Schumer. Así que esta votación es el primer paso. Vamos a seguir luchando.

___

Los periodistas de Associated Press Mary Clare Jalonick y Kevin Freking contribuyeron a este informe.