Sri Lanka ordena a fuerzas disparar para contener disturbios

El Ministerio de Defensa de Sri Lanka ordenó el martes a las fuerzas de seguridad disparar a cualquiera que cause daños a las personas o a la propiedad para contener los incendios provocados y la vi...

El Ministerio de Defensa de Sri Lanka ordenó el martes a las fuerzas de seguridad disparar a cualquiera que cause daños a las personas o a la propiedad para contener los incendios provocados y la violencia colectiva generalizada contra los partidarios del gobierno.

La orden se produjo un día después de que choques violentos provocaron la muerte de ocho personas y la renuncia del primer ministro, a quien se culpa, junto a su hermano, el presidente, de llevar al país a su peor crisis económica en décadas.

Los enfrentamientos comenzaron después de que turbas que apoyaban al gobierno golpearan a manifestantes pacíficos que habían acampado cerca de la residencia del primer ministro y de la oficina del presidente exigiendo sus dimisiones, mientras la policía observaba y hacía poco por detenerlos. En todo el país, los ciudadanos airados respondieron atacando a los partidarios del gobierno y a los políticos del partido gobernante.

Ocho personas, entre ellas un legislador del partido gobernante y dos policías, murieron y 219 resultaron heridas en los actos de violencia, dijo Kamal Gunaratne, secretario del Ministerio de Defensa, y añadió que se quemaron 104 edificios y 60 vehículos.

Desafiando un toque de queda de 36 horas en todo el país, varios cientos de manifestantes siguieron coreando consignas contra el gobierno el martes. Algunas personas atacaron las casas de los partidarios del gobierno, pero la violencia que se desató el lunes había disminuido en gran medida.

Durante meses, la gente se ha visto obligada a hacer largas filas para comprar artículos de primera necesidad porque la crisis de divisas ha provocado una caída en picado de las importaciones de todo tipo de productos, desde la leche hasta el combustible, lo que ha desencadenado una grave escasez de alimentos y continuos cortes de electricidad. Los médicos han advertido de la escasez de medicamentos en los hospitales, y el gobierno ha suspendido los pagos de 7.000 millones de dólares de deuda externa que vencen tan sólo en este año.

El Ministerio de Defensa ha ordenado a las fuerzas que disparen a las personas implicadas en el robo de bienes públicos o que causen daños a las personas, señaló el Ministerio en un mensaje de texto.

Hay una emergencia y un toque de queda en vigor, pero vemos que algunos sectores de la juventud irrumpen en las casas cometiendo incendios, agresiones, asesinatos y robos, dijo Gunaratne en un comunicado.

A pesar del toque de queda, cientos de manifestantes se agolparon el martes, por 32do día, en la entrada de la oficina del presidente Gotabaya Rajapaksa en la capital, Colombo, para exigirle que siga los pasos de su hermano y renuncie.