España cesa a jefa de inteligencia por casos de espionaje

El gobierno de España destituyó a la directora de su agencia de inteligencia, dijo el martes la ministra de Defensa, en medio de dos casos separados de hackeo de celulares de políticos.

El gobierno de España destituyó a la directora de su agencia de inteligencia, dijo el martes la ministra de Defensa, en medio de dos casos separados de hackeo de celulares de políticos.

En una conferencia de prensa, Margarita Robles anunció el relevo de Paz Esteban al frente del Centro Nacional de Inteligencia, o CNI. Su puesto lo ocupará ahora Esperanza Casteleiro, que fungía como secretaria de Estado de Defensa.

La decisión se produjo luego de que Esteban admitiese la semana pasada durante una comisión del Congreso de los Diputados, celebrada a puerta cerrada, que su agencia había hackeado legalmente los teléfonos de varios políticos independentistas catalanes tras recibir autorización judicial.

El CNI está también bajo el foco tras las recientes revelaciones por parte del gobierno de que los celulares del presidente del ejecutivo, Pedro Sánchez, y de Robles fueron infectados con el spyware Pegasus por parte de un actor externo.

Esteban, de 64 años, se convirtió en la primera mujer en dirigir el CNI en julio de 2019, primero de forma interina hasta que su nombramiento se hizo oficial en febrero de 2020.

El predecesor de Esteban había sido criticado por no frenar los preparativos para el referéndum de independencia catalán de 2017, que fue ilegalizado por el máximo tribunal estatal.

El supuesto hackeo de los celulares de más de 60 políticos, abogados y activistas catalanes fue denunciado el mes pasado en un reporte del grupo activista de derechos digitales Citizen Lab, con sede en Canadá.

La lista de terminales supuestamente infectados por Pegasus, que la empresa israelí NSO dice que solo vende a agencias gubernamentales, incluye el del actual presidente de la región nororiental. Según el reporte de Citizen Lab, los hackeos comenzaron a finales de 2019, cuando Esteban ya tenía las riendas del CNI.

La coalición de centro izquierda encabezada por Sánchez, que gobierna en minoría, ha tenido que recurrir a menudo a los votos de los partidos independentistas catalanes para aprobar normas. Estas formaciones han amenazado con retirar su apoyo al ejecutivo si no acepta la responsabilidad por el hackeo.

Robles ha defendido la vigilancia a los políticos catalanes por su implicación en el fallido plan para declarar la independencia de la región del resto de España hace cinco años.

El CNI también ha sido acusado de desatender la seguridad de los smarphones de Sánchez y Robles.

Tras el escándalo del hackeo a los catalanes, el gobierno anunció la semana pasada que una revisión de los dispositivos del jefe del gobierno y de la máxima responsable de defensa había revelado que fueron infectados con el spyware en mayo y junio de 2021. Por el momento se desconoce quién está detrás del ataque.

El líder del conservador Partido Popular, el líder de la oposición, criticó la destitución señalando que el gobierno sacrificó a Esteban para contentar a los secesionistas catalanes.

Sánchez consuma el esperpento y ofrece la cabeza de la directora del CNI a los independentistas, debilitando una vez más al Estado para buscar su supervivencia. Es una auténtica afrenta a nuestro país. Injustificable", escribió Alberto Nuñez Feijóo, el presidente del PP, en Twitter.

Pero Gabriel Rufián, el vocero de la formación catalana ERC en el Congreso, dijo que el cese no era una concesión para calmar a los separatistas.

Parece lógico, con todo respeto hacia Esteban, que en un país que reconoce que se ha espiado de forma ilegal el móvil del presidente del gobierno y de la ministra de Defensa y de quizá más miembros, que la máxima autoridad de CNI asuma responsabilidades, manifestó.