Repartidores en Dubái celebran una segunda huelga en un mes

Repartidores de comida en Dubái que denunciaban ingresos bajos y una protección inadecuada hicieron huelga, indicó la compañía el martes, el segundo paro en otras tantas semanas en un emirato don...

Repartidores de comida en Dubái que denunciaban ingresos bajos y una protección inadecuada hicieron huelga, indicó la compañía el martes, el segundo paro en otras tantas semanas en un emirato donde la disidencia es ilegal.

Los trabajadores extranjeros contratados por Talabat, la división en Oriente Medio de Delivery Hero, iniciaron el paro el lunes por la noche tras organizarse en medios sociales.

Muchos dijeron que pedían un modesto aumento de los pagos por encima de los 2,04 dólares por pedido que cobran ahora, en medio de un aumento de los precios del combustible. Esa tarifa es menor que la que provocó otra inusual huelga la semana pasada entre repartidores independientes de Deliveroo.

Los repartidores de Deliveroo cobran 2,79 dólares por entrega, después de que el paro obligara a la compañía con sede en Gran Bretaña a frenar sus planes de reducir los pagos a los repartidores y ampliarles el horario. Las huelgas y los sindicatos siguen siendo ilegales en Emiratos írabes Unidos, donde la controversia en torno a las condiciones laborales ha crecido en los últimos años.

Videos compartidos en medios sociales mostraban a decenas de repartidores de Talabat reunidos en solares junto a sus motocicletas estacionadas al amanecer. No estaba claro cuántos habían participado en la huelga, que obligó a la compañía a reconocer que sufría retrasos operativos el martes.

Talabat, propiedad de la firma con sede en Alemania Delivery Hero, confirmó el paro en un comunicado a The Associated Press y dijo que la compañía estaba comprometida a garantizar que los repartidores pueden seguir confiando en nuestra plataforma para mantener a sus familias.

Hasta la semana pasada, la satisfacción de los repartidores con el pago era muy superior al 70%, añadió la firma, sin determinar cómo había obtenido esa cifra. Sin embargo, comprendemos que la realidad económica y política cambia constantemente y siempre escucharemos lo que tengan que decir los repartidores.

Varios repartidores de Talabat en huelga dijeron que confiaban en conseguir un aumento a unos 2,72 dólares por entrega, especialmente ante la presión por el aumento de los gases del combustible, que afrontan ellos en primera instancia. Muchos recorren entre 300 y 400 kilómetros (de 190 a 250 millas) al día.

También mencionaron otros gastos, como comisiones de visados para los intermediarios que les consiguieron empleo en Dubái, peajes, costes de mantenimiento de las motocicletas y facturas de hospital.

Eso deja a los trabajadores, que forman parte de la numerosa fuerza de trabajo extranjera en Dubái -la mayoría de países de ífrica y Asia- con poco dinero sobrante para pagar arrendamientos y enviar a las familias a las que mantienen.

Aunque Emiratos írabes Unidos trata de mostrarse como un destino cosmopolita para trabajadores extranjeros, recibe críticas persistentes de grupos de derechos humanos por las largas jornadas, duras condiciones laborales y salarios relativamente bajos que sufren los trabajadores poco cualificados en el país.