Brasil: Lula busca atraer a centristas de cara a elección

Al arrancar su campaña el sábado, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva buscó atraer a centristas a su coalición a fin de fortalecer su intento de derrotar al actual presidente Jai...

Al arrancar su campaña el sábado, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva buscó atraer a centristas a su coalición a fin de fortalecer su intento de derrotar al actual presidente Jair Bolsonaro en las elecciones de octubre.

"Queremos unir a los demócratas de todos los orígenes y colores para enfrentar y vencer la amenaza totalitaria, el odio, dijo da Silva ante miles de seguidores de su Partido de los Trabajadores, sindicalistas y aliados políticos que se congregaron en Sao Paulo.

Queremos volver para que nadie se atreva de nuevo a desafiar nuestra democracia y para que el fascismo regrese a las alcantarillas de la historia, de donde nunca debió haber salido, añadió el expresidente. Para poner fin a esta crisis y crecer, Brasil necesita ser un país normal otra vez.

El evento fue el lanzamiento de la precampaña de da Silva, pues la ley no permite que las personas se declaren formalmente candidatos antes del 5 de agosto. El político izquierdista encabeza todas las encuestas, lo que le hace favorito para regresar al puesto que ocupó de 2003 al 2010. Pero su considerable ventaja sobre Bolsonaro se ha reducido en semanas recientes, de acuerdo con algunos sondeos.

Bolsonaro ha cuestionado a jueces de la Corte Suprema y sus decisiones, sembrado dudas sobre la confiabilidad del sistema de votación electrónica en Brasil y ha calificado los comicios de octubre como una lucha entre el bien y el mal. Los analistas han expresado temor de que Bolsonaro se esté preparando para objetar los resultados electorales.

El esfuerzo más concreto de da Silva hasta ahora para acercarse a los electores moderados ha sido la selección de un antiguo rival, Geraldo Alckmin, como compañero de fórmula. Alckmin, un católico centroderechista, se presentó vía video porque dio positivo en coronavirus el jueves. El exgobernador de Sao Paulo perdió en las elecciones presidenciales de 2006 y 2018, tras campañas en que criticó duramente a los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Ningún desacuerdo del pasado, ninguna diferencia con el presidente ni las posibles discordias de hoy y mañana me permiten excusarme de apoyar y defender con determinación que Lula regrese a la presidencia de Brasil, indicó Alckmin, que agregó que el gobierno de Bolsonaro es el más desastroso y cruel en la historia del país.

Cuando el presidente Lula me dio su mano, vi más que un gesto de reconciliación entre dos oponentes históricos. Vi un llamado a la razón, subrayó.

Alckmin ha sido comparado con el exvicepresidente José Alení§ar, que murió en 2011 y fue crucial para la campaña de da Silva para atraer al centro y ganar en 2002.