Sri Lanka: Gobierno gana votación parlamentaria

El atribulado gobierno de Sri Lanka ganó el jueves una importante votación cuando un candidato respaldado por la coalición gobernante fue elegido presidente del parlamento pese a las crecientes pre...

El atribulado gobierno de Sri Lanka ganó el jueves una importante votación cuando un candidato respaldado por la coalición gobernante fue elegido presidente del parlamento pese a las crecientes presiones en medio de la peor crisis económica en decenios.

La votación era considerada crucial para demostrar que el gobierno sigue teniendo la mayoría en el paramento de 225 escaños luego que 40 legisladores de la coalición oficialista dijeron el mes pasado que no votarían más de acuerdo con las instrucciones de la coalición. Se temía que ese paso debilitase significativamente el gobierno y que éste pudiese perder la mayoría.

Ranjith Siyambalapitiya, que fue respaldado por la coalición que encabeza el presidente Gotabhaya Rajapaksa, derrotó al candidato opositor Imithiaz Bakeer Markar. Siyambalapitiya recibió 148 votos y Markar 65.

Siyambalapitiya fue previamente vicepresidente parlamentario, antes de renunciar el mes pasado cuando su Partido de Libertad de Sri Lanka abandonó la coalición. Pero el partido acordó trabajar con el gobierno para tratar de resolver la situación económica.

La cómoda victoria de Siyambalapitiya se produce en momentos en que el gobierno enfrenta protestas nacionales sobre su incapacidad para resolver los problemas económicos del país.

Durante meses, la población ha soportado largas colas para comprar combustible, gas de cocina, alimentos y medicamentos, la mayor parte de lo cual proviene del exterior. La escasez de divisa también ha obstaculizado las importaciones de materias primas para la manufactura y ha empeorado la inflación, que subió a 18,7% en marzo.

Con los precios de los combustibles disparándose durante la guerra de Rusia en Ucrania, las reservas en la isla se están agotando. Las autoridades han anunciado apagones en todo el país por hasta siete horas y media al día porque no pueden suministrar combustible suficiente para las plantas generadores de electricidad.