EEUU: Líder del Senado promete defender acceso al aborto

en el Senado para permitir a los demócratas sortear la oposición de los republicanos y aprobar por sí mismos la legislación que salvaría la histórica ley del aborto, como exigen algunos miembros...

en el Senado para permitir a los demócratas sortear la oposición de los republicanos y aprobar por sí mismos la legislación que salvaría la histórica ley del aborto, como exigen algunos miembros de su partido.

Schumer no cuenta con los votos dentro de la magra mayoría demócrata de 50 senadores para forzar un cambio de reglas en la cámara alta que permita a los demócratas superar el umbral de 60 votos requerido en los grandes proyectos de ley.

En lugar de ello, los demócratas desviaron su atención rápidamente hacia los dos republicanos más prominentes de la cámara alta que apoyan el acceso al aborto: la senadora Susan Collins, de Maine, y la senadora Lisa Murkowski, de Alaska.

Ambas se negaron a ayudar a los demócratas a detener la confirmación de los jueces de la era Trump que inclinaron la mayoría de la Corte Suprema hacia los conservadores y que ahora están poniendo en riesgo el histórico fallo de Roe vs. Wade.

Murkowski declaró a los periodistas en el Capitolio que si la dirección del borrador se convierte en la decisión final, sólo les diré que hace tambalear mi confianza en el tribunal ahora mismo.

Murkowski y Collins presentaron este año un proyecto de ley para convertir en ley el histórico fallo de la Corte sobre el caso Roe vs. Wade, y el presidente Joe Biden instó el martes al Congreso a hacerlo.

Aprobar un proyecto de ley sobre el acceso al aborto en el Senado sigue siendo una posibilidad política muy remota, sobre todo si se tiene en cuenta la premura que se necesitaría antes de que la Corte Suprema emita sus decisiones a finales en junio.

Lo más probable es que esa legislación requiera el umbral de los 60 votos, y no hay suficientes republicanos dispuestos públicamente a unirse a Murkowski, Collins y los demócratas para preservar el acceso de los estadounidenses a los servicios de aborto.