Kim Kardashian encarna a Marilyn Monroe en la Gala del Met

donde hay una de las sucursales del Museo Ripley.

donde hay una de las sucursales del Museo Ripley.

En 2016, el vestido que usó Monroe al cantar sensualmente Happy Birthday (feliz cumpleaños) al presidente John F. Kennedy en 1962, fue adquirido por el museo en una subasta por casi 5 millones de dólares.

El vestido de tono crudo tiene más de 2.500 cristales cosidos a mano. Es tan entallado, que a Monroe se lo tuvieron que coser para cerrarlo cuando ya lo tenía puesto. Kardashian tuvo que bajar más de 7 kilos (16 libras) para poder lucirlo, según dijo a Vogue.

La celebridad fue la última en desfilar por la alfombra roja de la Gala del Met acompañada por Davidson. Kardashian tiñó su cabello de rubio platino para emular a Monroe, aunque en su caso lo llevaba muy bien recogido en un moño, en vez de la característica melena con volumen de la actriz.

Las hermanas de Kardashian también asistieron a la gala al igual que su madre Kris Jenner.

Para Kardashian y Davidson era su segunda alfombra roja juntos después de asistir a la cena de corresponsales de la Casa Blanca.