Facciones libias concluyen reuniones sin acuerdo electoral

Las autoridades rivales en Libia concluyeron una semana de negociaciones en la capital egipcia sin un acuerdo sobre los términos para celebrar elecciones, según indicó el martes Naciones Unidas.

Las autoridades rivales en Libia concluyeron una semana de negociaciones en la capital egipcia sin un acuerdo sobre los términos para celebrar elecciones, según indicó el martes Naciones Unidas.

Doce legisladores del parlamento oriental de Libia y 12 del Alto Consejo de Estado, un organismo asesor en la capital, Trípoli, en el oeste del país, participaron en las conversaciones mediadas por Naciones Unidas que concluyeron el lunes en El Cairo.

La asesora especial de Naciones Unidas para Libia, Stephanie Williams, señaló que los dignatarios habían aceptado reunirse de nuevo el mes que viene tras el feriado musulmán de Eid al-Fitr, que marca el final del Ramadán

La ONU trabaja para construir sobre el consenso alcanzado este año entre las dos instituciones para cerrar un acuerdo sobre el marco legislativo y constitucional de unas elecciones parlamentarias y presidenciales, dijo Williams.

Tras una década de guerra civil, Libia se ve dividida de nuevo y dos gobiernos rivales reclaman el poder pese a los incipientes avances hacia la unidad del año pasado.

la Cámara de Representantes, en el este, nombró en febrero a un nuevo primer ministro, el exministro del Interior Fathi Bashagha, para liderar un nuevo gobierno interino.

Los legisladores de la cámara afirmaron que el mandato del primer ministro interino, Abdul Hamid Dbeibah, con sede en Trípoli, expiró cuando no se celebraron elecciones en diciembre, como estaba previsto.

Dbeibah, sin embargo, se mantuvo desafiante ante los esfuerzos por reemplazar a su gobierno. Afirmó que entregaría el poder sólo a un gobierno electo.

Los dos líderes se atuvieron a sus posiciones, la inestabilidad se disparó y en la región occidental se movilizaron milicias fuertemente armadas, incluso en la capital, donde bloquearon carreteras de forma ocasional.

Además, líderes tribales y manifestantes bloquearon instalaciones petroleras en el sur, lo que incluía el campo petrolífero más grande de Libia, y reclamaron la renuncia de Dbeibah. La región está controlada por fuerzas del comandante Khalifa Hifter, con base en el este.

Los acontecimientos han sembrado el temor a que los combates puedan volver a Libia tras un periodo de calma relativa desde que los bandos enfrentados firmaron un cese el fuego mediado por Naciones Unidas en 2020.

El país norteafricano, rico en petróleo, se ha visto inmerso en la violencia desde que el veterano dictador Moammar Gadhafi fue derrocado y asesinado en 2011 en el alzamiento respaldado por la OTAN.

El país pasó buena parte de la última década dividido entre gobiernos rivales en el este y el oeste, cada uno respaldado por diferentes milicias y gobiernos extranjeros.