Macron busca respaldo en Marsella; critica a Le Pen

El presidente francés Emmanuel Macron realizó el sábado un acto de campaña enorme en Marsella, en que destacó sus logros en materia de medio ambiente y clima, así como sus planes a futuro, en un...

El presidente francés Emmanuel Macron realizó el sábado un acto de campaña enorme en Marsella, en que destacó sus logros en materia de medio ambiente y clima, así como sus planes a futuro, en un intento por atraer a los jóvenes votantes que apoyaron a candidatos más extremistas políticamente en la primera ronda de la elección presidencial de Francia.

En la primera ronda del 10 de abril, los ciudadanos en Marsella, y especialmente los millenials, apoyaron al candidato de extrema izquierda Jean-Luc Melenchon en lugar del centrista Macron. Los votantes jóvenes en Marsella, que se inclinaron mayormente a la extrema izquierda o la extrema derecha, están particularmente interesados en asuntos del clima: un punto que Macron esperaba aprovechar con un animado discurso a orillas del mar.

Escucho la ansiedad que hay en muchos de nuestros jóvenes. Veo a los jóvenes, a los adolescentes, que tienen miedo del futuro de nuestro planeta, dijo.

Macron se enfrentará en la segunda vuelta del 24 de abril a la candidata ultraderechista Marine Le Pen, luego de que otros 10 candidatos, incluso Melenchon, fueron eliminados.

Para muchos de los que votaron por candidatos de izquierda en la primera ronda, la segunda vuelta presidencial es una elección desagradable entre una candidata que es un anatema para ellos, Le Pen, y un presidente que algunos consideran que ha virado del centro a la derecha durante su primer mandato. El resultado de la segunda vuelta podría depender de la decisión de los votantes de izquierda: entre apoyar a Macron o dejarlo que se las arregle por sí mismo contra Le Pen.

Las credenciales climáticas de Macron son mixtas, algo que él espera mejorar. Aunque Macron fue asociado con el lema Hagamos grande el planeta de nuevo, en su primer término de cinco años capituló ante furiosos manifestantes conocidos como chalecos amarillos y eliminó los aumentos de impuestos a los combustibles.

El presidente dijo el sábado en medio de vítores que su próximo primer ministro estaría a cargo de la planificación ambiental de cara a un plan para que Francia se vuelva neutral en emisiones de carbono para 2050. También prometió más transporte público en todo el país para reducir la dependencia a los automóviles.

Aunque Macron ganó la primera ronda, el mandatario de 44 años ha reconocido que nada está decidido en una contienda cada vez más apretada por la presidencia. En Marsella, criticó a su rival Le Pen, que ha ganado respaldo en semanas recientes.

La ultraderecha representa un peligro para nuestro país. No se limiten a abuchearla, derríbenla, afirmó, mencionando el peligro de que un electorado excesivamente confiado se abstenga de votar en una crucial segunda vuelta.

Por su parte, Le Pen dedicó el sábado a los votantes en Saint-Rémy-sur-Avre, un pueblo del noroeste de Francia donde visitó un mercado de antigí¼edades.

Mientras hacían campaña el viernes, ambos candidatos fueron interpelados por sus diferentes posturas sobre la vestimenta religiosa musulmana en los espacios públicos: Le Pen quiere prohibir los velos en Francia, un país que tiene la mayor población musulmana de Europa. Tanto Le Pen como Macron se enfrentaron con mujeres que llevaban velo quienes les preguntaron por qué sus elecciones de vestimenta debían ser objeto de la política.

Manifestantes en toda Francia protestan contra diversos temas antes de la segunda ronda presidencial.

En el centro de París, la organización ecologista Extinction Rebellion inició el sábado una protesta de tres días contra lo que llamó la inacción de Francia en temas climáticos.