10 muertos en avalanchas en el oeste de EEUU en 10 días

Diez personas murieron en avalanchas en el oeste del país en los últimos 10 días, lo que hace de este mes el enero más mortífero por aludes de nieve en cerca de 20 años.Once personas han muerto en...

Diez personas murieron en avalanchas en el oeste del país en los últimos 10 días, lo que hace de este mes el enero más mortífero por aludes de nieve en cerca de 20 años.

Once personas han muerto en avalanchas en todo el mes, incluidas cuatro durante el fin de semana, para un total de 14 hasta ahora en la temporada de nieve, de acuerdo con el Centro de Información de Avalanchas de Colorado, el cual registra los aludes en todo el país.

El domingo, una persona murió y otra resultó herida en el estado de Washington en una avalancha cerca del área de esquí Mount Baker, y dos esquiadores fallecieron en Wyoming luego de ser atrapados justo afuera del complejo turístico Jackson Hole Mountain, un lugar popular para esquí sin límites. Un tercer esquiador que quedó atrapado, sobrevivió.

El sábado en Montana, uno de tres conductores de motonieves en Whitefish Mountains cerca de Olney murió luego al quedar enterrado.

Los tipos más comunes de avalanchas y sus causas difieren un poco entre el Noroeste del Pacífico, donde tormentas de nieve más grandes seguidas por lluvia son comunes, y las Rocallosas, donde las capas débiles de nieve endurecidas por el frío y el clima seco pueden ceder con el deslizamiento de nieve. Sin embargo, los expertos dicen que aparentemente cambios pequeños en las condiciones pueden hacer grandes diferencias en el riesgo y que un largo periodo sin víctimas puede dar a los esquiadores una falsa sensación de seguridad.

Enero es a menudo un periodo cuando esas capas débiles pueden causar problemas en las Rocallosas. En partes de Colorado, donde dos personas murieron en avalanchas en diferentes partes del estado este mes, la capa superior de nieve se asentó por mucho tiempo en temperaturas secas y frías haciéndose granulosa e incapaz de adherirse con la nieve que al final cayó encima, dijo Spencer Logan, meteorólogo del centro de avalanchas estatal.