ONU aprueba comisión que supervisará cese fuego en Colombia

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el lunes una resolución para establecer una comisión política y supervisar y verificar un futuro cese al fuego bilateral en Colombia, que daría fin al...

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el lunes una resolución para establecer una comisión política y supervisar y verificar un futuro cese al fuego bilateral en Colombia, que daría fin al conflicto guerrillero más viejo de América Latina.

Colombia "recibe respaldo del mundo. Por unanimidad Consejo Seguridad (de la ONU) aprobó verificación cese al fuego y dejación de armas en proceso de paz", escribió en su cuenta de Twitter el presidente Juan Manuel Santos.

Las FARC, por su parte, a través del jefe de su equipo negociador, alias "Iván Márquez", observó que "conviene precisar que componente internacional que monitoreará Cese al Fuego solicitada a ONU será una misión no armada integrada por CELAC" o Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

La resolución de la ONU constituye un espaldarazo al progreso en las negociaciones entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC y hace notar la petición conjunta que hicieron las partes la semana pasada para una misión de verificación.

La petición hecha por el gobierno colombiano constituye también una fuerte señal de que en marzo pueden concluir las negociaciones de paz, como se había establecido en 2015.

La resolución establece una misión política por 12 meses, y el consejo puede considerar una extensión si las partes lo solicitan.

La comisión estará integrada por observadores internacionales desarmados, que vigilarán el desarme de la guerrilla y que hará parte de un mecanismo tripartito que vigilará y verificará el cese al fuego bilateral y definitivo que deberán declarar las FARC y el gobierno colombiano en el futuro próximo.

La guerrilla ha dicho que no habrá entrega de armas como tal sino "dejación".

"Es importante que Naciones Unidas sea el verificador del desarme de las FARC, pero más importante aún para los colombianos es conocer cuál es el acuerdo sobre el desarme de las FARC", dijo por teléfono el senador opositor Alfredo Rangel.

En su concepto, "hay preocupación porque las FARC parecen no estar dispuestas ni a entregar las armas, ni a destruirlas, simplemente a dejar de usarlas, pero mantenerlas en su poder y sobre esto el gobierno colombiano parece estar de acuerdo".

La resolución le ordena a la oficina del Secretario General que "inicie los preparativos de inmediato, incluso en el terreno, y que presente recomendaciones detalladas al Consejo de Seguridad, para su examen y aprobación, en relación con el tamaño y los aspectos operacionales, y el mandato" de la comisión.

"Me parece una magnífica noticia porque es el involucramiento de la más grande organización multilateral del planeta y la más respetada en el proceso de paz de los colombianos", observó Horacio Serpa, senador y líder del Partido Liberal colombiano. "Eso da confianza, eso genera más posibilidades de reconciliación y ofrece la seguridad de que los acuerdos no tienen mirada para atrás".

Décadas de combates entre guerrillas, paramilitares derechistas y las fuerzas armadas han dejado más de 220.000 muertos en Colombia, unos 40.000 desaparecidos y cinco millones de desplazados.

Desde fines de 2012, el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) adelantan en La Habana un proceso de paz para tratar de poner fin a más de 50 años de confrontaciones entre las partes.

El 23 de septiembre del año pasado, Santos y el máximo jefe de las FARC, alias "Timoleón Jiménez" o "Timochenko", se pusieron de acuerdo sobre el punto que, según expertos, era el más complejo de la negociación: la justicia transicional o la forma como los actores del conflicto armado colombiano pagarán por sus crímenes.