Macron y Le Pen adelante en elecciones de Francia

concluyó en tercer lugar pero fuera de la segunda ronda, con aproximadamente 20% de los sufragios.

concluyó en tercer lugar pero fuera de la segunda ronda, con aproximadamente 20% de los sufragios.

Después de que se anunciaron las proyecciones, Macron buscó obtener amplio apoyo, exhortando a los ciudadanos de izquierda y a los de derecha a unirse a su proyecto y derrotar a la extrema derecha.

Quiero tender la mano a todos los que quieren trabajar para Francia. Estoy listo para inventar algo nuevo para conjuntar creencias y puntos de vista diversos con el fin de construir con ellos una acción conjunta, declaró, comprometiéndose a implementar el proyecto del progreso, de la apertura francesa y europea y la independencia por las que hemos abogado.

Por su parte, Le Pen pareció dirigirse a los simpatizantes izquierdistas de Melenchon al prometer justicia social y soluciones para una Francia desgarrada.

El pueblo francés me honró al enviarme a la segunda ronda, declaró Le Pen el domingo por la noche, agradeciéndole a sus simpatizantes y exhortando a los que no votaron por Macron a que la respalden en la próxima vuelta electoral.

El resultado de las elecciones impactará la dirección de Europa frente a Rusia y los estragos causados por la guerra contra Ucrania.

Los resultados oficiales se esperan para el domingo por la noche.

Los franceses acudieron a los centros electorales en todo el país para la primera ronda de la votación presidencial donde hasta 48 millones de personas eligieron entre 12 candidatos. Macron busca un segundo mandato de cinco años.

Los centros de votación abrieron a las 8 de la mañana y cerraron a las 7 de la noche (1700 GMT) en la mayoría de los lugares, y hasta las 8 de la noche en algunas ciudades más grandes. Francia tiene un sistema manual de voto: los ciudadanos deben depositar personalmente las boletas, que después son contadas a mano.

Votantes abrigados contra el frío de abril hicieron fila antes de la hora de apertura en un centro electoral al sur de París. Una vez dentro, colocaron sus boletas de papel en sobres y después en cajas transparentes, algunos con mascarillas y gel desinfectante como prevención contra el COVID-19.

Muchos candidatos hicieron visitas tempranas a sus propios colegios electorales, sonriendo a los periodistas.

Valerie Pecresse, del Partido Republicano, emitió su voto en Velizy-Villacoublay, al suroeste de París, mientras que Le Pen votó en Henin-Beaumont, una ciudad en el norte de Francia a 190 kilómetros (120 mieles) al noreste de París. Macron y su esposa sufragaron en la localidad de Le Touquet, en el norte de Francia.

Durante meses, pareció que el centrista Macron tenía en el bolsillo la victoria para convertirse en el primer presidente de Francia en 20 años que obtenía un segundo mandato. Pero la imagen se hacía menos clara conforme la campaña entraba en la recta final, y el golpe de la inflación sobre los precios del combustible, la comida y la energía se convertía en el tema principal de la campaña en muchos hogares de bajos ingresos. Eso podría llevar a los votantes a los brazos de Le Pen, la némesis política de Macron.

Macron, de 44 años, derrotó a Le Pen en 2017 para convertirse en el presidente más joven del país.

Con una guerra en el flanco oriental de la UE, los votantes franceses decidían en unas presidenciales con implicaciones internacionales. Francia es la segunda economía del bloque de 27 países, la única con derecho de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y su única potencia nuclear. Y mientras el presidente de Rusia, Vladimir Putin, continúa con la guerra en Ucrania, el poder de Francia será un factor en la respuesta europea.

La guerra de Rusia en Ucrania ha ofrecido a Macron la oportunidad de demostrar su influencia en el panorama internacional y su posición a favor de la OTAN en los debates electorales. Macron es el único de los favoritos que apoya la alianza, mientras que los demás tienen conceptos distintos del papel de Francia en ella.

Una salida francesa asestaría un duro golpe a la alianza, construida hace 73 años para proteger a sus miembros de la Guerra Fría.

___

Patrick Hermansen colaboró desde París.