Una empresa privada que tiene un contrato del gobierno británico para suministrar alojamiento y alimentos a los solicitantes de asilo y que los obligaba a usar muñequeras rojas ha eliminado esa práctica después de recibir intensas críticas.

Clearsprings Ready Homes dijo el lunes en una declaración que la medida había quedado sin efecto. La práctica fue censurada por legisladores que advirtieron que sometían a los migrantes a posible hostigamiento y abuso.

Clearspring opera en una instalación en Cardiff, Gales. Los solicitantes no pueden trabajar ni recibir beneficios del sistema de bienestar social pero son alojados y alimentados.

La compañía informó en una declaración que buscará "un medio alternativo" a las muñequeras.

Algunos migrantes se quejaron de que las muñequeras los sometieron a abusos por parte de residentes locales.

La semana pasada se informó que algunos migrantes en otros puntos de Gran Bretaña fueron objeto de vandalismo y abusos raciales.