Zelenskyy: Tropas rusas en retirada están dejando minas

a cambio de recibir garantías de seguridad de varios países más.

a cambio de recibir garantías de seguridad de varios países más.

La invasión ha dejado miles de muertos y obligado a más de 4 millones de personas a huir de Ucrania.

Mariúpol es una de las ciudades que más ha sufrido en la guerra. Su captura sería un triunfo importante para el presidente ruso Vladimir Putin, ya que daría a su país un puente terrestre hacia Crimea, que arrebató a Ucrania en 2014.

El destino de Mariúpol podría determinar el curso de las negociaciones para poner fin a la guerra, dijo Volodymyr Fesenko, jefe del centro de investigación ucraniano Penta.

Mariúpol se ha convertido en un símbolo de la resistencia ucraniana, dijo Fesenko, y sin su conquista, Putin no puede sentarse a la mesa de negociaciones. La caída de Mariúpol, afirmó, abrirá el camino a un acuerdo de paz.

El Comité Internacional de la Cruz Roja señaló el viernes que no le fue posible realizar una operación para sacar a los civiles de Mariúpol en autobús. Indicó que un equipo se puso en camino, pero tuvo que regresar.

Las autoridades municipales dijeron que los rusos estaban bloqueando el acceso a Mariúpol.

No vemos un verdadero deseo por parte de los rusos y sus satélites de crear una oportunidad para que los habitantes de Mariúpol partan hacia territorio controlado por Ucrania, escribió Petro Andryushchenko, asesor del alcalde de la ciudad, en la app de mensajes Telegram.

Dijo que las fuerzas rusas no están permitiendo por ningún motivo el ingreso de carga humanitaria, ni siquiera en pequeñas cantidades, a la ciudad.

Se cree que quedan unas 100.000 personas en la urbe, de las 430.000 que vivían allí antes de la guerra, y semanas de bombardeos rusos y combates en las calles han provocado grave escasez de agua, alimentos, combustibles y medicinas.

Se nos acaban los adjetivos para describir los horrores que han sufrido los residentes de Mariúpol, dijo el portavoz de la Cruz Roja, Ewan Watson.

___

Karmanau informó desde Leópolis, Ucrania. Andrea Rosa en Irpín, Ucrania, y periodistas de The Associated Press de todo el mundo contribuyeron a este despacho.