Presidente de Sri Lanka declara emergencia por protestas

El presidente de Sri Lanka declaró el viernes estado de emergencia en la nación isleña, un día después de que manifestantes protestaran cerca de su casa para exigirle que renuncie y en momentos e...

El presidente de Sri Lanka declaró el viernes estado de emergencia en la nación isleña, un día después de que manifestantes protestaran cerca de su casa para exigirle que renuncie y en momentos en que se prepara una movilización nacional contra la peor crisis económica de la que se tenga memoria.

El presidente Gotabaya Rajapaksa invocó secciones de la Ordenanza de Seguridad Pública, que le confiere la autoridad para dictar normas por motivos de seguridad pública, la preservación del orden público, la supresión de disturbios o para el mantenimiento de suministros esenciales.

De acuerdo con las normativas de emergencia, el presidente puede autorizar detenciones, incautación de propiedades y el registro de cualquier recinto. También puede cambiar o suspender cualquier ley.

La orden fue emitida un día después de que docenas de personas fueron arrestadas tras las protestas realizadas cerca de la residencia del presidente. También hay convocatorias a realizar una protesta pública en toda la isla para el domingo.

La oficina de Rajapaksa responsabilizó de la violencia a extremistas organizados entre los miles de manifestantes durante la protesta nocturna del jueves, contra la que la policía utilizó gases lacrimógenos y un cañón lanza agua, y arrestó a 54 personas. Docenas de personas resultaron lesionadas.

Nuwan Bopage, un abogado que representa a algunos de los detenidos, dijo que varios de ellos fueron llevados a revisión médica porque presentaban lesiones y debían comparecer el viernes ante un tribunal.

Un toque de queda policial impuesto en los suburbios de la capital, Colombo, fue levantado el viernes en la mañana.

Los inconformes culpan a Rajapaksa de los prolongados cortes de energía y la escasez de artículos esenciales.

Sri Lanka tiene grandes obligaciones de deuda y decrecientes reservas de divisas, y sus dificultades para pagar las importaciones han generado escasez de diversos productos.

La población hace largas filas para conseguir combustible, y la electricidad se corta durante varias horas al día porque no hay suficiente combustible para hacer funcionar las plantas generadoras y el tiempo seco ha mermado la capacidad hidroeléctrica.