Honduras confisca bienes a expresidente Hernández

Las autoridades de Honduras confiscaron el viernes varios bienes al expresidente Juan Orlando Hernández, acusado por la justicia de Estados Unidos por tres delitos ligados al narcotráfico por los qu...

Las autoridades de Honduras confiscaron el viernes varios bienes al expresidente Juan Orlando Hernández, acusado por la justicia de Estados Unidos por tres delitos ligados al narcotráfico por los que enfrenta una orden de extradición.

La portavoz de los Juzgados de lo Penal, Bárbara Castillo, dijo a The Associated Press que un juez ordenó la incautación a Hernández y a 11 personas más que tienen bienes a su nombre y que estaban vinculados a negocios con él.

Agentes de la Policía Nacional confiscaron 30 bienes inmuebles ubicados en los departamento de Olancho, Francisco Morazán y Lempira. Además se le incautaron ocho sociedades mercantiles, 80 productos financieros y 16 vehículos.

Según explicó Castillo, la medida que fue solicitada por el Ministerio Público tiene una duración de 12 meses, pero ese término podría ser ampliado.

Juan Orlando Hernández está a la espera que se ejecute su extradición a Estados Unidos, luego que un juez de primera instancia autorizara la misma y que la Corte Suprema, actuando como Tribunal de Apelaciones, ratificará ese fallo el pasado 28 de marzo.

Hernández fue capturado el 15 de febrero en su residencia de la capital un día después de que Washington enviara a Honduras la solicitud de arresto preventivo con propósito de extradición. Desde entonces se encuentra preso en una instalación policial. Fue mencionado repetidamente en las acusaciones de la fiscalía estadounidense contra hondureños que supuestamente participaron en el tráfico de drogas.

En octubre un jurado declaró culpable y condenó a cadena perpetua por tráfico de drogas a su hermano, Tony Hernández, en un juicio que salpicó al entonces mandatario, ya que los fiscales dijeron que el presidente recibió fondos de narcos para financiar sus campañas electorales y comprar los votos de diputados para lograr ser presidente del Congreso y más adelante del país.

En 2019 los fiscales acusaron al mandatario de usar millón y medio de dólares del tráfico de drogas para lograr ganar la presidencia en 2013.

Hernández siempre ha declarado que las acusaciones en su contra por parte de criminales confesos en Estados Unidos son en venganza por la lucha que él emprendió contra el narcotráfico en Honduras.