Periodista etíope sale en libertad bajo fianza

El periodista etíope Amir Aman Kiyaro, acreditado con The Associated Press, salió en libertad bajo fianza el viernes, luego de cuatro meses de encarcelamiento sin que se presentaran cargos en su con...

El periodista etíope Amir Aman Kiyaro, acreditado con The Associated Press, salió en libertad bajo fianza el viernes, luego de cuatro meses de encarcelamiento sin que se presentaran cargos en su contra.

Kiyaro, un videoperiodista de 30 años, salió después que la Corte Suprema ratificó el fallo que le concedía la libertad bajo fianza a pesar de los esfuerzos de la policía por impedir su libertad.

Los fiscales dicen que continúa la investigación para decidir si presentan cargos.

La fianza fue de 60.000 birr etíopes, aproximadamente 1.170 dólares, según su abogado.

Kiyaro fue detenido el 28 de noviembre en Addis Abeba bajo los poderes de emergencia relacionados con el estado de guerra.

Se le acusaba de servir a los propósitos de un grupo que el gobierno clasifica como terrorista al entrevistar a sus dirigentes, de acuerdo con declaraciones de la policía federal a la prensa estatal. El periodista local Thomas Engida fue arrestado al mismo tiempo y enfrenta cargos similares. La Corte Suprema también decretó la libertad bajo fianza de Engida.

Si son declarados culpables de violar la ley antiterrorista o la ley del estado de emergencia, ambos enfrentan condenas de siete a 15 años de prisión, dijo a la prensa estatal el inspector de policía Tesfaye Olani.

Es incierto si los fiscales presentarán cargos contra Kiyaro. El gobierno levantó el estado de emergencia en febrero debido al cambio en las condiciones en el conflicto entre las fuerzas etíopes y las de Tigray, una región del norte del país.

Sentimos alivio de que el periodista Amir Aman Kiyaro haya sido liberado bajo fianza y se haya reunido con su familia, dijo la directora ejecutiva de AP, Julie Pace. Al mismo tiempo, estamos consternados porque aún continúa la investigación. Exhortamos a las autoridades etíopes en los términos más enérgicos para que desistan de su investigación infundada contra Amir, un periodista independiente acosado debido a su trabajo.