Bolivia y Chile vuelven a verse en la Corte de La Haya

Cuatro años después de que la Corte Internacional de Justicia fallara a favor de Chile en la demanda boliviana por una salida al mar, los dos países vuelven a verse el viernes en el mismo tribunal,...

Cuatro años después de que la Corte Internacional de Justicia fallara a favor de Chile en la demanda boliviana por una salida al mar, los dos países vuelven a verse el viernes en el mismo tribunal, esta vez en un litigio por aguas fronterizas.

La etapa de alegatos orales que comenzó el viernes se extenderá hasta el 14 de abril en el Palacio de la Paz en los Países Bajos con audiencias presenciales y virtuales. Chile abrirá exponiendo su caso, después corresponderá a Bolivia y el fallo podría conocerse a fin de año.

La demanda fue planteada por Santiago en 2016. Chile sostiene que el Silala es un río internacional de curso sucesivo cuyas aguas deben ser compartidas. Pero Bolivia alega que se trata de manantiales que nacen en su territorio y que fueron desviados artificialmente hacia territorio chileno a principios del siglo pasado.

El Silala nace en el departamento boliviano de Potosí, al suroeste de Bolivia en la cordillera de Los Andes, y sus aguas desembocan en la región chilena de Antofagasta, en el norte de ese país.

En 2013 el entonces presidente boliviano Evo Morales apeló a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para reclamar de su vecino una salida al mar tras la guerra de 1879 con Chile en la que Bolivia perdió su territorio costeño y quedó acceso al Pacífico. El tribunal de las Naciones Unidas falló a favor de Chile. Posteriormente Santiago presentó la demanda por el Silala.

Por esas controversias históricas que se remontan a la llamada Guerra del Pacífico (1879-1884) -en la que también estuvo involucrado Perú como aliado de los bolivianos-, Chile y Bolivia arrastran diferendos que los han distanciado. Los dos países no mantienen relaciones diplomáticas desde 1978.

Recientemente, a raíz de la asunción del izquierdista Gabriel Boric en Chile, los dos gobiernos anunciaron su intención de recomponer relaciones. El presidente boliviano Luis Arce asistió a la investidura de Boric y recientemente dijo en La Paz que su país no reanudará relaciones diplomáticas si Chile no acepta incluir en una eventual agenda el tema marítimo.