Moscú exige pagos en rublos por su gas, la UE se opone

El presidente ruso Vladimir Putin insistió el jueves que el gas natural de su país debe ser pagado en rublos, una exigencia que al parecer pretende apuntalar el valor de la moneda rusa pero que los ...

El presidente ruso Vladimir Putin insistió el jueves que el gas natural de su país debe ser pagado en rublos, una exigencia que al parecer pretende apuntalar el valor de la moneda rusa pero que los gobernantes europeos dicen que no acatarán porque infringe las cláusulas de los contratos y las sanciones.

Putin dijo que Rusia comenzará a aceptar pagos en rublos el viernes y que el suministro de gas les será interrumpido a los clientes que no acepten las nuevas condiciones, entre ellas abrir cuentas en rublos en bancos rusos, a partir de las cuales se harán los pagos por el gas.

Si no se realizan esos pagos, consideraremos que el comprador incumple sus obligaciones, con todas las consecuencias correspondientes, declaró Putin.

Los gobernantes europeos insistieron cautelosamente que continuarán pagando el gas natural en euros y dólares y quieren ver las letras chiquitas sobre cómo implementará el Kremlin su decreto. Éste fue adoptado un día después de que los gobernantes de Italia y Alemania dijeran que Putin les garantizó los suministros de gas.

El mandatario ruso anunció la semana pasada que los países considerados hostiles por imponer sanciones a Rusia debido a su guerra en Ucrania deben pagar sus compras de gas natural únicamente en moneda rusa. Su propuesta ha provocado oscilaciones en los precios del gas natural y suscitó temores de que pudiera ser el preludio a una interrupción del suministro a Europa, que depende fuertemente del gas ruso y se vería en apuros si le cerraran las válvulas de súbito. Al mismo tiempo, Rusia depende de las ventas de petróleo y gas para obtener gran parte de sus ingresos gubernamentales en un momento en que la economía del país se encuentra bajo fuertes tensiones a causa de las sanciones occidentales.

La exigencia de Putin parece formar parte de los intentos de Rusia para apuntalar al rublo después de que la moneda se desplomara debido a las sanciones occidentales. Luego de que el rublo se precipitara a 143 unidades por dólar en los primeros días de marzo, el jueves se cotizaba a 82 rublos por dólar, más o menos el nivel que tenía cuando Moscú lanzó su invasión.

Los economistas dicen que cambiar los pagos de gas a rublos servirá de poco para apoyar a la moneda rusa, ya que de todas formas el exportador de gas Gazprom debe vender 80% de sus ingresos en moneda extranjera para cambiarlos a rublos. La Casa Blanca dijo el jueves que el rublo ya no es un parámetro confiable de la economía de Rusia porque está siendo apuntalado artificialmente.

Analistas de Evercore ISI dijeron que el motivo principal de Putin parece ser demostrar que puede doblegar a los gobernantes de la UE a voluntad. Indicaron también que, incluso si el Kremlin lograra obligar al bloque a que pague el gas en rublos, los países europeos podrían aplicar represalias al imponer más aranceles a las importaciones petroleras rusas o prohibirlas totalmente. Aunque Rusia pudiera vender su petróleo a la larga, probablemente tendría que hacerlo con un gran descuento en el precio, dijeron los analistas.

El decreto firmado por Putin y publicado por la agencia noticiosa estatal RIA Novosti dice que un banco designado abrirá dos cuentas para cada cliente, una en moneda extranjera y una en rublos. Los compradores pagarán en moneda extranjera y autorizarán al banco a venderla para comprar rublos en el mercado de divisas de Moscú. Entonces los rublos serían colocados en la segunda cuenta, donde el gas es adquirido formalmente.

La gente se pregunta qué trama Putin, dijo Tim Ash, estratega en bonos soberanos de mercados emergentes en BlueBay Asset Management. Putin podría haber interpretado la indisposición del gobierno alemán a boicotear la energía rusa como una debilidad y ahora intenta maquinar esta crisis energética¦ la solución aquí es considerar la acción de Putin una maniobra de engaño y decir: ˜claro, corta el suministro de energía™, y ver quién se doblega primero.

___

D™Emilio contribuyó desde Roma. Colleen Barry de la AP en Milán también contribuyó.