Decomisan 14 piezas arqueológicas en el norte de México

que se limaron para que parecieran cabezas solas, y agregó que es posible que los objetos fueron localizados en la superficie del suelo.

que se limaron para que parecieran cabezas solas, y agregó que es posible que los objetos fueron localizados en la superficie del suelo.

Al preguntarle sobre la relevancia del decomiso, Temple indicó que el hallazgo podría ayudar a determinar, junto con los arqueólogos de Teotihuacan, donde posiblemente estén saqueado ese grupo de piezas y vigilar con mayor cantidad de equipo.

El abogado del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Baja California, José Arturo Rivera, precisó que el decomiso se dio a inicio de marzo y que los representantes del instituto emitieron el dictamen sobre las piezas el día 11 del mismo mes.

Sobre el destino que tendrán los 14 objetos Rivero dijo que están ahora bajo resguardo de la Fiscalía General de la República como parte de una investigación. Las autoridades no han precisado si hay personas detenidas por el caso.

A inicios de mes el gobierno mexicano logró que se retirara de una subasta en Viena un yugo elaborado en roca que representaba a un ser fantástico que iba a ser vendida. Esto representó un pequeño éxito en los esfuerzos que ha emprendido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para recuperar el patrimonio mexicano.

La Galería Setdart de Barcelona, España, aparentemente subastó este mes 35 piezas de la era colonial de México. La firma francesa Ader Nordmann, en París, subastó el 18 de marzo 74 piezas de origen mexicano y bienes culturales precolombinos, lo que generó el rechazo de los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Panamá, Guatemala y Perú, reportaron medios locales.

La administración de López Obrador mantiene una intensa campaña para detener la venta en el exterior de piezas arqueológicas y ha pedido apoyo a otros gobiernos para que las devuelvan.

En febrero, López Obrador se quejó de que las casas de subastas francesas habían ido tan lejos que hasta enviaban fotos de algunas piezas a las autoridades arqueológicas de México preguntando si eran genuinas y poder así venderlas más caras. El presidente indicó que había emitido órdenes para que el Instituto Nacional de Antropología e Historia dejara de responder a tales solicitudes.

López Obrador también criticó al gobierno francés, que no ha hecho nada para detener una serie de subastas de este tipo en los últimos años, al asegurar que deberían seguir los pasos de Italia, cuyo gobierno se ha esforzado por identificar y devolver piezas históricas.