Alemania repatría mujeres y niños de campamento en Siria

Alemania ha repatriado a 10 mujeres y 27 niños de un campamento en el nordeste de Siria donde estaban retenidos supuestos miembros del grupo Estado Islámico.

Alemania ha repatriado a 10 mujeres y 27 niños de un campamento en el nordeste de Siria donde estaban retenidos supuestos miembros del grupo Estado Islámico.

El grupo fue repatriado el miércoles desde el campo de Roj, indicó la ministra de Exteriores, Annalena Baerbock, que lo describió como una operación extremadamente difícil. Algunas de las madres fueron detenidas nada más llega a Alemania.

Al final, los 27 niños son víctimas de EI y tienen derecho a un futuro mejor lejos de esa ideología mortal, y también a vivir en un entorno seguro, como desearíamos para nuestros propios hijos, dijo Baerbock en un comunicado. Las madres deben asumir responsabilidades por sus acciones.

Alemania había repatriado ya en octubre a ocho mujeres y sus 23 hijos desde el campo de Roj. La vecina Dinamarca llevó entonces a casa a 14 niños y tres mujeres.

Baerbock dio las gracias a las autoridades kurdas en Siria y a nuestros socios estadounidenses, que una vez más nos prestaron apoyo logístico.

Con la operación del miércoles, señaló, la mayoría de los niños alemanes cuyas madres están dispuestas a regresar a Alemania han sido traídos a un lugar seguro", dijo. Ahora sólo quedan unos pocos casos especiales para los que seguimos trabajando en soluciones individuales.

La fiscalía federal indicó el jueves que cuatro mujeres habían sido detenidas a su llegada al aeropuerto de Fráncfort: tres ciudadanas alemanas identificadas sólo como Nadine K., Gulseren T. y Emilie R., así como una mujer con doble ciudadanía alemana y marroquí que fue identificada como Fatiha B., de acuerdo con las leyes alemanas de privacidad.

Las cuatro están acusadas de pertenencia a una organización terrorista extranjera. Nadine K. también está acusada de otros delitos, como retener a una mujer yazidí como esclava que supuestamente sufrió agresiones sexuales habituales del marido de la sospechosa, con el conocimiento de ella. La fiscalía dijo que las mujeres viajaron por separado a Siria o Irak en 2014 y se unieron a EI.