FOTOS AP: El lodo y las armas salvan a rinocerontes indios

El Parque Nacional de Kaziranga, en el nordeste de India, es el hogar de unos rinocerontes poco comunes de un solo cuerno, que han aumentado su número gracias a una sólida labor policial contra los ...

El Parque Nacional de Kaziranga, en el nordeste de India, es el hogar de unos rinocerontes poco comunes de un solo cuerno, que han aumentado su número gracias a una sólida labor policial contra los furtivos y a plataformas de lodo que mantienen a los animales a salvo de las inundaciones.

Esos esfuerzos de conservación han ayudado a aumentar en unos 200 ejemplares la población de rinocerontes del parque en los últimos cuatro años, según las cifras del censo publicadas esta semana por responsables del parque.

Casi 400 hombres utilizaron en marzo 50 elefantes domesticados y drones para vigilar los 500 kilómetros cuadrados (190 millas cuadradas) del parque y determinaron que el número de rinocerontes había crecido más de un 12%, al neutralizarse las graves amenazas que suponían la caza furtiva y las inundaciones del monzón.

Desde el último conteo en 2018, el número de los inusuales rinocerontes de un cuerno en nuestro parque ha crecido en 200. El número de ejemplares de esta especie en Kaziranga alcanza ahora los 2.613, dijo el director del parque, Jatindra Sarma.

La caza furtiva ha caído en los últimos años, con sólo un rinoceronte muerto en lo que va de año, dijo S. Gogoi, funcionario de vida silvestre.

Los furtivos matan a los rinocerontes para quitarles el cuerno, que se cree tienen propiedades afrodisiacas y están muy demandados en mercados clandestinos en el sureste de Asia.

Las inundaciones del monzón también han matado animales de varias especies en Kaziranga, que se extiende por las llanuras inundables junto al río Brahmaputra, en el estado de Assam. Las autoridades han construido altas plataformas de lodo donde pueden refugiarse los rinocerontes, y donde los guardias dejan forraje para que sobrevivan a la temporada del monzón.

El año pasado se introdujo un equipo policial con armas tan sofisticadas como las que llevan los furtivos, explicó G.P. Singh, el oficial de policía que lidera el equipo. En el pasado, los guardias forestales y de seguridad llevaban armas anticuadas para proteger el parque.

La caza furtiva en Kaziranga tocó techo en 2013 y 2014, cuando murieron 27 rinocerontes cada año. La cifra se redujo a seis en 2017, tres en 2019, dos en 2020 y uno en 2021.

El parque tiene más de un siglo y está reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También es una zona de cría para elefantes, búfalos de agua salvajes y ciervos de los pantanos, y los esfuerzos de conservación también han ayudado a aumentar su población de tigres.

___

El periodista de Associated Press Wasbir Hussain contribuyó a este despacho desde Gauhati, India.