Florida y otros estados impugnan uso de mascarilla al viajar

Florida y otros 20 estados interpusieron el martes una demanda contra el requisito del gobierno federal de que las personas lleven mascarilla en los aviones, trenes, ferries y otros medios de transpor...

Florida y otros 20 estados interpusieron el martes una demanda contra el requisito del gobierno federal de que las personas lleven mascarilla en los aviones, trenes, ferries y otros medios de transporte público debido a la pandemia de coronavirus.

La demanda, presentada en un tribunal federal en Tampa, Florida, sostiene que el mandato del uso de mascarillas excede la autoridad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Ya es hora de deshacerse de este mandato innecesario y volver a la vida normal, dijo el gobernador de Florida, Ron DeSantis, un republicano que ha desafiado durante mucho tiempo los mandatos federales sobre el uso de mascarillas, incluidos los que involucran a las líneas de cruceros, empresas privadas y otras entidades.

Los CDC han establecido una norma, que entró en vigor el 1 de febrero de 2021, que exige el uso de mascarillas por parte de las personas que viajan en transporte público o en las instalaciones de los centros de transporte, según el sitio web de la agencia.

Esta norma se ha relajado un poco, para poner fin a los requisitos para ciertos autobuses entre otros, pero se amplió recientemente hasta al menos el 18 de abril para los viajes nacionales e internacionales en general.

Aun así, Florida y los demás estados continuaron con la demanda, que se produce en medio de una división partidista sobre la respuesta a la pandemia de COVID-19 y las cuestiones de control gubernamental frente a los derechos individuales.

La fiscal general de Florida, Ashley Moody, republicana y exjueza de Tampa, dijo en un comunicado de prensa que los mandatos de uso de mascarillas en viajes están frustrando a los viajeros y provocando caos en el transporte público.

Esta afirmación parece referirse a una serie de enfrentamientos muy publicitados entre el personal de vuelo y pasajeros por el requisito de la mascarilla en los aviones comerciales.