Blinken en Marruecos para analizar cambios en Medio Oriente

El secretario de Estado Antony Blinken se encuentra el martes en Marruecos para hablar sobre los recientes cambios en el Medio Oriente y el norte de ífrica que podrían resolver algunas de las añe...

El secretario de Estado Antony Blinken se encuentra el martes en Marruecos para hablar sobre los recientes cambios en el Medio Oriente y el norte de ífrica que podrían resolver algunas de las añejas disputas que aquejan la región.

Al día siguiente de haber participado en un encuentro inédito en el desierto del Néguev en Israel con el ministro de exteriores israelí y sus colegas de cuatro naciones árabes, Blinken se reunía el martes con funcionarios marroquíes para hallar maneras de profundizar esos lazos.

En Marruecos y en Argelia el miércoles, Blinken también explorará posibilidades de poner fin a la disputa entre los dos países en torno al Sahara Occidental, luego que acontecimientos recientes despertaron esperanzas aunque también añadieron complicaciones.

En Rabat, se reunirá con el líder de facto de los Emiratos írabes Unidos, el príncipe Sheikh Mohammed bin Zayed de Abu Dabi, para tratar de resolver tensiones sobre la posible reanudación del acuerdo nuclear con Irán y sobre la reciente visita a los Emiratos realizada por el líder sirio Bashar Assad.

El encuentro entre Blinken y el canciller marroquí Nasser Bourita fue su segundo encuentro cara a cara en dos días. El lunes se reunieron en Sde Boker, Israel, donde ambos ratificaron el compromiso de sus países hacia unas mejores relaciones entre Israel y los países árabes.

Marruecos, junto con los EAU y Bahréin, fue uno de los países que normalizaron relaciones con Israel en base a los Acuerdos Abraham, en que Estados Unidos prometió gran ayuda a cambio de esos pactos. Si bien Marruecos realmente no está incluido en los Acuerdos Abraham, forjados bajo la presidencia anterior de Donald Trump, logró que Estados Unidos reconociera su reclamo sobre el Sahara Occidental a cambio de reconocer a Israel.

En un inusual endoso de una política bajo Trump, la administración Biden le ha dado su respaldo total a los Acuerdos Abraham y ha prometido ampliarlos y fortalecerlos. Y si bien no ha revocado la decisión en torno al Sahara Occidental, efectivamente ha guardado silencio en el tema. Ello ha suscitado dudas sobre si Washington realmente reconoce la soberanía marroquí sobre la antigua colonia española.

La semana pasada, España cambió su posición en el tema al respaldar el plan marroquí de darle más autonomía al Sahara Occidental diciendo que es la estrategia más viable para resolver la disputa.