La policía británica multa a 20 por fiestas del gobierno

La policía británica anunció el martes que multaría a 20 personas por fiestas celebradas por el primer ministro, Boris Johnson, y su personal durante las cuarentenas del coronavirus, y que aún po...

La policía británica anunció el martes que multaría a 20 personas por fiestas celebradas por el primer ministro, Boris Johnson, y su personal durante las cuarentenas del coronavirus, y que aún podría sancionarse a otras personas.

La Policía Metropolitana indicó que no identificaría a los sancionados, aunque la oficina de Johnson ha dicho que lo hará público si el mandatario recibe una notificación.

Los agentes revisan una cantidad significativa de material de investigación y el número de personas multadas podría aumentar, señaló la policía.

Miembros de la oposición y algunos del Partido Conservador de Johnson han dicho que el primer ministro debe renunciar si se le multa por incumplir las normas que impuso al resto del país durante la pandemia.

Docenas de políticos y funcionarios han sido investigados por acusaciones de que el gobierno se saltó sus propias restricciones de la pandemia.

La policía envió cuestionarios a más de 100 personas, incluido el primer ministro, y entrevistó a testigos como parte de las pesquisas.

El escándalo había dejado a Johnson en una situación precaria antes de que Rusia iniciara una guerra en Ucrania hace más de un mes, un conflicto que dio a los políticos británicos prioridades más urgentes.

Su posición en el poder se vio amenazada por la indignación pública ante las noticias de que su personal había celebrado fiestas de oficina, celebrado cumpleaños y viernes de vinos en 2020 y 2021, mientras millones de británicos enfrentaban prohibiciones de reunirse con amigos y familiares por las restricciones del gobierno contra el COVID-19.

Johnson ha negado cualquier infracción, aunque está acusado de asistir a varios de los eventos en su oficina del 10 de Downing Street y otros edificios del gobierno investigados por la policía.

Ha reconocido que asistió a una fiesta de lleve su propia bebida en el jardín de Downing Street en mayo de 2020, durante la primera cuarentena, pero insiste en que pensaba que sería un encuentro de trabajo.