Uruguayos votan en referéndum que cuestiona al oficialismo

Cerca de 2,7 millones de uruguayos están llamados este domingo a votar en un referéndum que plantea derogar 135 artículos de una ley en el corazón de una reforma planteada por el actual gobierno d...

Cerca de 2,7 millones de uruguayos están llamados este domingo a votar en un referéndum que plantea derogar 135 artículos de una ley en el corazón de una reforma planteada por el actual gobierno del presidente Luis Lacalle Pou.

Las urnas ya abrieron y la jornada transcurre con calma como es habitual en el pequeño país sudamericano en un ejercicio democrático por el que los uruguayos son especialmente admirados en la región.

El presidente Lacalle Pou ya emitió su voto al mediodía uruguayo en el departamento de Canelones, cercano a Montevideo, y afirmó que era un día especial que vivía con mucha pasión para cuidar y defender la democracia.

Uruguay no puede enfrentar una mitad con la otra", señaló el mandatario, destacando que se llega aquí con una ley que tiene muchos artículos, muchos de los cuales en el Parlamento se modificaron, muchos de los cuales en el Parlamento se votaron por todos los partidos políticos y quedan estos 135 artículos que hoy la ciudadanía en un instrumento de democracia directa tiene que decidir si quedan vigentes como el resto de la LUC o no, afirmó a la prensa.

Los uruguayos podrán acudir a las urnas hasta las 19:30 locales para expresar su voto sobre si derogar los 135 artículos de los 476 que constituyen la llamada Ley de Urgente Consideración (LUC), en lo que es considerado como un test clave para el actual gobierno, el primero de este signo tras más de 15 años ininterrumpidos de la coalición centroizquierdista Frente Amplio.

La LUC cambió cuestiones tan diversas que abarcan desde las condiciones para ajustar precios de combustibles hasta el rol de las empresas públicas, del Estado en la economía, la educación, el trabajo, la seguridad, el proceso penal uruguayo o la capacidad de pagar bienes en efectivo. Además, prevé la desmonopolización de algunos servicios estatales como internet, telefonía, electricidad o hidrocarburos.

El Frente Amplio, actualmente principal partido de la oposición, es junto a los sindicatos y otras organizaciones sociales los que promueven ahora el voto por el sí. Impulsaron en el 2021 una campaña para recolectar firmas para que el referéndum pudiera tener lugar.

Más de 760.000 uruguayos firmaron a favor de este referéndum para derogar partes de una ley que fue promulgada en 2020 y que constituye la columna vertebral legislativa del gobierno de Lacalle Pou.

Para la oposición los 135 artículos que quieren derogar vulneran importantes aspectos de los derechos de la gente.

Mientras para el Ejecutivo la ley fue pensada para el bien de todos los uruguayos, señalando que es una herramienta importantísima. Para muchos, entre ellos senadores oficialistas, esta ley condensa todo su programa de gobierno.

En Uruguay los referéndum son habituales cada cierto tiempo, pero éste será considerado como una prueba de fuego a la gestión y el apoyo popular del actual gobierno.