El Salvador: Bukele pide estado de emergencia por asesinatos

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, pidió el sábado a la Asamblea Legislativa del país que aprobara el estado de excepción para combatir una ola de asesinatos relacionados con las pandilla...

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, pidió el sábado a la Asamblea Legislativa del país que aprobara el estado de excepción para combatir una ola de asesinatos relacionados con las pandillas registrada el fin de semana.

Unas 50 personas fueron asesinadas, según medios locales, un nivel de violencia que no se había visto en varios años.

Bukele anunció la petición en sus cuentas de medios sociales y retó a los que se oponían a la medida. ¿Ya salió la oposición a defender a los pandilleros?, preguntó.

Si la cámara aprueba el decreto de Régimen de Excepción, las garantías constitucionales de libertad de asamblea quedarían suspendidas y las normas de arrestos se relajarían durante un máximo de 30 días.

Aunque Bukele ha intentado dar una imagen de mano dura contra el crimen, las poderosas pandillas del país han resultado ser una espada de doble filo para él.

El Tesoro de Estados Unidos dijo en diciembre que el gobierno de Bukele había negociado en secreto una tregua con líderes de pandillas. Eso contradecía las afirmaciones de Bukele y aumentó la tensión entre los dos países.

El gobierno de Estados Unidos alega que el gobierno de Bukele compró el apoyo de las pandillas con beneficios financieros y privilegios para sus líderes en prisión, como acceso a prostitutas y celulares.

Las controvertidas acusaciones golpean uno de los éxitos que más proclama Bukele de su mandato, el descenso en la tasa de homicidios del país.

El presidente respondió a las acusaciones con un sarcástico tuit. "¿Celulares y prostitutas en las cárceles? ¿Dinero a las pandillas? ¿Cuándo pasó eso? ¿No revisaron ni la fecha? ¿Cómo pueden poner una mentira tan obvia sin que nadie se las cuestione?", escribió.

Bukele rechazó con vehemencia las acusaciones cuando fueron reportadas en agosto de 2020 por el medio local El Faro.

El comunicado del Tesoro afirmó que en 2020, el gobierno de Bukele proporcionó incentivos financieros para las pandillas salvadoreñas MS-13 y Barrio 18 para asegurar que los incidentes de violencia pandillera y el número de homicidios confirmados se mantenía bajo.

Durante estas negociaciones (...) los líderes de las pandillas también accedieron a prestar apoyo político al partido político Nuevas Ideas en las próximas elecciones, añadió.

El partido Nuevas Ideas de Bukele tiene una mayoría en la asamblea salvadoreña.

Las revelaciones aumentaron la tensión entre Bukele y el gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Después de que el nuevo congreso destituyera al fiscal general y los jueces de la cámara constitucional del Supremo en mayo, el gobierno de Estados Unidos expresó su preocupación por el rumbo del país.

La Agencia Estadounidenses por el Desarrollo Internacional anunció que derivaría sus ayudas a agencias oficiales en El Salvador a organizaciones no gubernamentales.

El nuevo secretario de Justicia de El Salvador anunció en junio que el gobierno cancelaría la misión anticorrupción de la Organización de Estados Americanos en el país centroamericano.

Bukele tiene una enorme popularidad. Ocupó un hueco en el espectro político ante el desprestigio de los partidos tradicionales de izquierda y derecha.