Inicia juicio por asesinato de legislador británico

Un hombre que asesinó a puñaladas a un legislador británico el año pasado durante un encuentro con votantes era un terrorista islamista comprometido que durante años se dedicó a estudiar y plane...

Un hombre que asesinó a puñaladas a un legislador británico el año pasado durante un encuentro con votantes era un terrorista islamista comprometido que durante años se dedicó a estudiar y planear posibles ataques contra legisladores, señaló un fiscal el lunes.

Ali Harbi Ali, de 26 años, se sentó en el banquillo de los acusados el lunes en el Tribunal Penal Central de Inglaterra y Gales, en Londres, al inicio de un juicio por el asesinato del legislador conservador David Amess, quien fue apuñalado el 16 de octubre pasado durante un encuentro de rutina con votantes en el auditorio de una iglesia en el poblado de Leigh-on-Sea, en el este de Inglaterra.

Ali, un londinense de ascendencia somalí, niega los cargos de asesinato y actos premeditados de terrorismo.

El fiscal Tom Little abrió al juicio diciendo que el caso no es nada más que un asesinato perpetrado a causa de una ideología retorcida, perversa y violenta.

Fue un asesinato cometido por un joven que durante muchos años había estado planeando un ataque como éste y quien era, y sigue siendo, un terrorista islamista comprometido, extremista y radicalizado, sostuvo Little.

El fiscal agregó que Ali compró el cuchillo que usó para agredir a Amess cinco años antes y que el ahora acusado logró ingresar a la reunión con Amess haciéndose pasar por uno de sus votantes.

Amess, de 69 años, había sido integrante del Parlamento desde 1983. Fue declarado muerto en el lugar del ataque, el cual sorprendió a la nación y desató llamados a una mayor protección policial para los políticos durante sus actos públicos.

El fiscal continuó diciendo que Ali había estudiado y planeado ataques contra legisladores y el edificio del Parlamento desde al menos 2019. Tal proceso de investigación incluyó viajes de reconocimiento hacia lugares de trabajo y viviendas de otros dos legisladores, Mike Freer y el miembro del Gabinete Michael Gove, de acuerdo con Little.

Se espera que el juicio dure alrededor de tres semanas.