Rusia pide la rendición de Mariúpol, Ucrania se niega

Las autoridades ucranianas rechazaron el lunes la exigencia rusa de que sus fuerzas en Mariúpol depusieran las armas y alzaran banderas blancas a cambio de paso seguro para salir del asediado puerto ...

Las autoridades ucranianas rechazaron el lunes la exigencia rusa de que sus fuerzas en Mariúpol depusieran las armas y alzaran banderas blancas a cambio de paso seguro para salir del asediado puerto estratégico.

Rusia ha atacado con dureza la ciudad sureña, en el Mar de Azov. El domingo golpeó una escuela de arte donde se refugiaban unas 400 personas apenas unas horas antes de ofrecer la apertura de dos corredores para abandonar la ciudad a cambio de la capitulación de sus defensores, según autoridades ucranianas.

Los combates por Mariúpol seguían siendo intensos mientras la ofensiva rusa se atascaba en otros lugares, hasta el punto de que analistas y gobiernos occidentales opinaban que el conflicto se había convertido en una guerra de desgaste.

Las autoridades ucranianas rechazaron la propuesta rusa de paso seguro para abandonar Mariúpol antes incluso de que venciera el plazo límite de las 5 de la madrugada fijado por Moscú.

No se puede hablar de ninguna rendición, deponer las armas", dijo la vice primera ministra de Ucrania, Irina Vereshchuk, al medio noticioso Ukrainian Pravda. "Ya le hemos informado esto a los rusos.

También el alcalde de Mariúpol, Piotr Andryushchenko, rechazó la oferta poco después de que se formulara y afirmó en una entrada en Facebook que no necesitaba esperar a la mañana para responder y maldecir a los rusos, según la agencia de noticias Interfax Ukraine.

El coronel general ruso Mikhail Mizintsev había ofrecido dos corredores, uno hacia el este, a Rusia, y el otro al oeste, a otras zonas de Ucrania. No dijo qué tenía previsto Rusia si se rechazaba la oferta.

El Ministerio ruso de Defensa dijo que las autoridades en Mariúpol podrían enfrenar una corte militar si se aliaban con lo que describieron como bandidos, según la agencia estatal de noticias RIA Novosti.

Intentos anteriores de evacuar a los civiles de Mariúpol y otras ciudades ucranianas han fracasado o tenido solo un éxito parcial, frustrados por unos bombardeos que continuaban mientras los civiles intentaban huir.

Los afectados evacuados de la devastada Mariúpol han descrito batallas en cada calle.

Horas antes de su oferta del domingo, las autoridades ucranianas indicaron que las fuerzas armadas de Rusia bombardearon una escuela de arte en Mariúpol donde se refugiaban unos 400 civiles. La cifra de víctimas no estaba clara, según dijo el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, en un mensaje de video la madrugada del lunes.

Se encuentran bajo los escombros, y no sabemos cuántos de ellos han sobrevivido, declaró.

La caída de Mariúpol les permitiría a las tropas rusas que están en el sur unirse con las que se encuentran en el este de Ucrania. Pero analistas militares de Occidente dicen que, incluso si la ciudad fuese tomada, las tropas que avanzan manzana por manzana allí podrían encontrarse demasiado mermadas para ayudar a asegurar los avances rusos en otros frentes.

Los ucranianos no han recibido a los soldados rusos con ramos de flores, dijo Zelenskyy a CNN, sino con armas en sus manos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tenía previsto conversar más tarde el lunes sobre la guerra con los jefes de gobierno de Francia, Alemania, Italia y Gran Bretaña, antes de dirigirse a Bruselas esta semana y luego a Polonia para reuniones en persona.

Zelenskyy ha pedido más aeronaves y sistemas antiáereos avanzados a Estados Unidos, y miembros de la OTAN en el flanco oriental de la alianza han solicitado sistemas de defensa de misiles a Gran Bretaña y Estados Unidos.

Tras tres semanas de invasión, los dos bandos parecían tratar de desgastar al otro, según los expertos. Las atoradas tropas rusas lanzaban ataques de larga distancia contra ciudades y bases militares mientras las fuerzas ucranianas realizaban ataques rápidos y trataban de cortar las rutas de suministro rusas.

Los combates manzana por manzana en Mariúpol le están costando a las fuerzas armadas rusas tiempo, iniciativa y poder de combate, señaló el Institute for the Study of War, con sede en Washington.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo a CBS que la resistencia ucraniana significa que las fuerzas (de Putin) en el terreno están en esencia estancadas.

El ataque a la escuela de arte era el segundo que reportaban las autoridades en menos de una semana contra un edificio público de Mariúpol empleado como refugio. Una bomba golpeó el miércoles un teatro donde se creía que había más de 1.000 personas cobijadas.

No había cifras inmediatas sobre víctimas en el ataque a la escuela, que The Associated Press no pudo verificar de forma independiente. Las autoridades ucranianas no han informado sobre la búsqueda en el teatro desde el viernes, cuando dijeron que al menos 130 personas habían sido rescatadas y otras 1.300 estaban atrapadas por los escombros.

Autoridades locales y grupos de ayuda señalan que en Mariúpol escasean la comida, el agua y la electricidad, y los combates mantienen fuera a las caravanas humanitarias. Las comunicaciones están cortadas.

Cientos de hombres, mujeres y niños han muerto en ataques rusos contra grandes ciudades ucranianas.

En Kiev, ocho personas murieron el domingo por proyectiles en el populoso distrito de Podil, cerca del centro de la ciudad, según las autoridades.

Un centro comercial quedó convertido en una ruina aún humeante el lunes por la mañana en medio de torres de varios pisos. La fuerza de la explosión reventó todas las ventanas en el bloque vecino y retorció sus marcos de metal.

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, dijo que los proyectiles rusos también habían alcanzado varias viviendas en Podil.

Las tropas rusas iniciaron su cuarta semana de ataques sobre Kiev y trataban de rodear la capital, que tenía casi 3 millones de habitantes antes de la guerra.

La resistencia ucraniana ha frenado la mayoría de los avances sobre la ciudad y el grueso de las fuerzas rusas estaba a más de 25 kilómetros (15 millas) del centro de la ciudad, según dijo el lunes el Ministerio británico de Defensa. Sin embargo, Kiev sigue siendo el principal objetivo militar ruso, añadió el Ministerio.

Naciones Unidas ha confirmado 902 muertes civiles en la guerra pero admite que la cifra real probablemente sea mucho mayor. Casi 3,4 millones de personas han huido de Ucrania. Las estimaciones de muertes rusas varían, pero incluso las cifras conservadoras son de unos pocos miles.

___

El periodista de Associated Press Yuras Karmanau en Leópolis, Ucrania, y otros periodistas de AP en todo el mundo contribuyeron a este despacho.