Tras acuerdo FMI, Fernández declara la "guerra" a inflación

Tras lograr el respaldo del Congreso para renegociar una deuda de 45.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Alberto Fernández le declaró la guerra a la in...

Tras lograr el respaldo del Congreso para renegociar una deuda de 45.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Alberto Fernández le declaró la guerra a la inflación en Argentina.

El mandatario anunció el viernes por la noche que he decidido que el gabinete económico se concentre desde este momento en implementar todas las medidas necesarias para enfrentar a la inflación, en particular la que vemos en los alimentos.

Argentina registró en febrero una inflación de 4,7%, impulsada por un aumento del 7,5% en el precio de alimentos y bebidas no alcohólicas. En el año acumula 8,8%.

La inflación es un fenómeno histórico en la Argentina, casi una maldición con la que muchos y muchas hemos crecido, admitió el presidente. Ha sido un callejón recurrente del que pareciera ser imposible salir. Hemos visto paquetes, planes, grandes anuncios. También los vimos fracasar una y otra vez.

Los economistas pronostican que en marzo estará por arriba del 5%, empujada por la tensión que ha provocado en el mercado interno el alza internacional de materias primar por la invasión de Rusia a Ucrania. Un caso emblemático es el trigo, que cotiza a 400 dólares la tonelada en el mercado internacional y que ha disparado el precio del kilo de pan en el país sudamericano.

Fernández aseguró en un mensaje grabado que he tomado una decisión para proteger a los argentinos y argentinas de este fenómeno inesperado y que ojalá sea transitorio, aunque dio pocas precisiones del cómo.

El presidente peronista dispuso crear un fondo de estabilización con el objetivo de evitar el traslado de esta suba del precio internacional al precio que pagan los argentinos y argentinas. No explicó en qué consiste, pero se espera que el sábado el Ministerio de Agricultura ofrezca más detalles.

También adelantó acuerdos con los diferentes sectores; continuar con los controles de precios y aplicar sanciones contra los especuladores. Al mismo tiempo adelantó que el lunes convocará a representantes de los sectores productivos, empresarios, trabajadores formales y de la economía popular, del campo, el comercio, pequeña y mediana empresa y la sociedad civil a una mesa de acuerdo que nos permita diseñar un mañana en la lucha contra la inflación.

El Senado dio el aval en la víspera al acuerdo con el FMI para la refinanciación de una deuda suscrita en 2018 durante el gobierno del presidente conservador Mauricio Macri (2015-2019).

El presidente Fernández considera el acuerdo como punto de partida para estabilizar las principales variables de la economía, pero admite que el flagelo de la inflación que aqueja al país sudamericano desde hace más de una década marca un límite a las expectativas de una salida a la crisis y a la continuidad de su propio proyecto político de cara a las elecciones de 2023.

Después de haber resuelto la deuda insostenible con los acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional, debemos defender nuestro desarrollo social y económico. Por eso también nos pondremos al frente en la lucha contra la inflación. Vamos a defender y proteger la mesa de las familias argentinas. Lo vamos a hacer juntos, unidos, entre todos y todas, concluyó el mandatario.