Talibán libera a tres empleados de televisora afgana

El Talibán ha dejado en libertad a tres empleados de la televisora más grande de Afganistán que fueron detenidos por reportar que los nuevos gobernantes del país habían prohibido a todas las tele...

El Talibán ha dejado en libertad a tres empleados de la televisora más grande de Afganistán que fueron detenidos por reportar que los nuevos gobernantes del país habían prohibido a todas las televisoras transmitir series dramáticas extranjeras, informó el viernes un ejecutivo del canal.

El jueves por la noche, tres empleados de TOLO TV fueron detenidos, según Khpalwak Sapai, jefe del departamento de TOLONews y uno de los detenidos. Sapai dijo más tarde que él y Nafay Khaleeq, el asesor jurídico del canal, fueron liberados horas más tarde el jueves.

El periodista Bahram Aman, conductor de noticias, permaneció detenido durante la noche y fue liberado el viernes por la noche, informó el canal.

Moby Group, la empresa de medios de comunicación propietaria de TOLO TV, declaró que las detenciones se debían a que el canal informaba sobre la prohibición de las series dramáticas extranjeras, decisión tomada por el Ministerio de Propagación de la Virtud y Prevención del Vicio, nombrado por los talibanes.

Los talibanes no dieron explicaciones sobre la prohibición, la última restricción impuesta desde que tomaron el control del país a mediados de agosto.

TOLO TV es un medio de comunicación de propiedad afgana con intereses en el sur y centro de Asia, así como en Medio Oriente y ífrica.

Las Naciones Unidas y el Comité para la Protección de los Periodistas denunciaron las detenciones y exigieron a los talibanes que dejen de acosar a los periodistas afganos y de reprimir la libertad de expresión mediante amenazas, detenciones e intimidaciones.

Los talibanes deben dejar de inmediato de detener e intimidar a los miembros de la prensa afgana, declaró el comité.

La misión de la ONU en Afganistán expresó su profunda preocupación por las detenciones de periodistas y las restricciones cada vez mayores que se imponen a los medios de comunicación en Afganistán. La misión, conocida como UNAMA, tuiteó: Es hora de que los talibanes dejen de amordazar y prohibir. Es hora de entablar un diálogo constructivo con la comunidad mediática afgana.

El Talibán no respondió a las solicitudes de comentarios de The Associated Press.

Desde que volvieron al poder el pasado mes de agosto, los talibanes han enviado señales erráticas sobre cómo será el panorama de los medios de comunicación bajo su gobierno, con periodistas internacionales a veces bienvenidos y medios afganos a menudo atacados.