Chile busca adhesión al tratado regional ambiental de Escazú

El presidente chileno Gabriel Boric firmó el viernes un proyecto de ley para la adhesión de Chile al acuerdo regional de Escazú, que establece derechos ciudadanos ambientales y promueve la protecci...

El presidente chileno Gabriel Boric firmó el viernes un proyecto de ley para la adhesión de Chile al acuerdo regional de Escazú, que establece derechos ciudadanos ambientales y promueve la protección de los defensores del medio ambiente.

Boric anunció que el de Escazú será el primer proyecto que su gobierno enviará para su aprobación al Congreso, al que invitó a tramitarlo con rapidez porque la vida no puede esperar", señaló en alusión a las decenas de ambientalistas asesinados en la región.

La adhesión de Chile al acuerdo fue uno de los compromisos de campaña de Boric, que concretó una semana después de asumir la presidencia y a 18 meses desde que su antecesor, Sebastián Piñera, rechazó firmarlo.

El Acuerdo Regional sobre Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe es un instrumento multilateral inédito en la región y promueve el libre acceso a la información, participación ciudadana en la toma de decisiones y el acceso a la justicia en estos temas. Además, protege los derechos humanos de los defensores del medioambiente.

El tratado medioambiental regional es conocido como Acuerdo de Escazú porque fue adoptado en la ciudad costarricense del mismo nombre.

La firma se realizó en una ceremonia en la sede de gobierno, en la que fue acompañado entre otros ministros por la canciller Antonio Urrejola, quien destacó que el acuerdo de Escazú es el único tratado en el mundo que además se refiere a los defensores ambientales.

Señaló que diversos estudios ubican hoy a nuestro continente como la región del mundo que representa el mayor riesgo para las y los defensores ambientales, quienes sufren dramáticas situaciones de ataques, amenazas, intimidaciones y asesinatos. Añadió que según la organización no gubernamental Global Witness, en 2020 hubo 227 defensores ambientales asesinados y que gran parte "son de esta parte del mundo.