Senado argentino trata ley para refinanciar deuda con FMI

El Senado argentino debatía el jueves el proyecto que permite al gobierno refinanciar una deuda de unos 45.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional con miras a lograr su aprobaci...

El Senado argentino debatía el jueves el proyecto que permite al gobierno refinanciar una deuda de unos 45.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional con miras a lograr su aprobación para evitar un cese de pagos.

El gobierno del peronista Alberto Fernández espera lograr la aprobación de la iniciativa, que ya cuenta con el aval de los diputados, pese a la resistencia con la que se ha topado en el seno de la coalición en el poder. Así, el oficialista Frente de Todos votará fracturado: dos tercios de los legisladores lo respaldarían y el resto se abstendrá o votará en contra por considerar que el acuerdo con el FMI conllevará un nuevo ajuste económico en Argentina.

En tanto, la principal fuerza opositora, la coalición de centroderecha Juntos por el Cambio, tiene previsto apoyar la iniciativa legislativa al entender que pese a que el acuerdo con el FMI conlleva un programa económico que no resolverá los problemas del país, es la salida para evitar un default que provocaría males mayores.

En su condición de titular del Senado, la vicepresidenta y exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) abrió la sesión de debate. La dirigente centroizquierdista es muy crítica con el organismo y encabeza el sector dentro del oficialismo que ha resistido el nuevo acuerdo de financiación de la deuda alcanzado a principios de marzo, luego de largas tratativas con el Fondo.

Pese a que la consecución del pacto con el FMI profundizó la grieta dentro del oficialismo, la portavoz gubernamental, Gabriela Cerruti, confió en que la iniciativa salga adelante en declaraciones realizadas antes del comienzo de la sesión. El gobierno agradece el esfuerzo de los legisladores de las diferentes fuerzas políticas que tanto en Diputados como en el Senado permitieron que se pudiera avanzar, dijo la periodistas.

El debate en el Senado transcurre bajo fuertes medidas de seguridad en las inmediaciones del Parlamento, donde grupos de izquierda y organizaciones sociales se han convocado para manifestar su rechazo al FMI.

Durante el tratamiento de la iniciativa en la Cámara de Diputados la semana pasada, varios manifestantes provocaron destrozos, como la rotura de las ventanas del despacho de la vicepresidenta y de un legislador oficialista. Fernández de Kirchner lamentó ser víctima del ataque teniendo en cuenta su postura crítica hacia el FMI y afirmó que fue planificado, sin señalar a nadie en particular.

Dando cuenta del palpable distanciamiento entre la vicepresidenta y su socio en el poder, allegados a esa última se han quejado del silencio y la parsimonia del gobierno a la hora de condenar el ataque al despacho de la exmandataria, lo que fue replicado por la portavoz gubernamental, quien afirmó que adherentes de diferentes fuerzas políticas repudiamos el episodio de violencia y el presidente se comunicó, sin tener respuestas, con la vicepresidenta.

En un contexto de incertidumbre sobre cuántos legisladores allegados a Fernández de Kirchner se desmarcarán del proyecto, el grueso de la cámara alta busca aprobar la ley antes de que el 22 de marzo se cumpla un vencimiento de 2.800 millones de dólares que Argentina no puede afrontar.

Una vez que el Parlamento argentino apruebe la iniciativa -paso que el FMI no exige- el directorio del organismo discutirá su ratificación.

El portavoz del FMI, Gerry Rice, no dio precisiones el jueves sobre cuándo sería eso, aunque se estima que no demoraría.

Rice también indicó a periodistas que un amplio apoyo político y social en Argentina será fundamental para el éxito del programa económico consensuado con el país en el marco del pacto. Dicho programa busca, entre otras cosas, reducir la inflación, lo que será una tarea desafiante a la luz del escenario de guerra en Ucrania y el aumento del precio de las materias primas, señaló el vocero. La inflación en febrero en Argentina fue de 4,7% respecto del mes anterior y del 52,3% anual.

El proyecto de ley habilita la refinanciación de una deuda tomada por Argentina en 2018 -durante el gobierno del conservador Mauricio Macri (2007-2015)- que, según sus críticos, no ayudó a mejorar la situación económica.

El acuerdo con el Fondo supone reemplazar el plan de 2018, por el cual Argentina enfrentaba vencimientos de pagos concentrados en 2022 y 2023, por un Programa de Facilidades Extendidas durante dos años y medio que incluye revisiones trimestrales por parte del organismo.

El país recibirá desembolsos del FMI para hacer frente a los vencimientos que sólo este año ascienden a 19.000 millones de dólares. Se estipuló además un periodo de gracia de cuatro años y medio que implica que el país sudamericano comenzará a pagar la deuda a partir de 2026 y hasta 2034.