Colombia: reforma de pensiones de candidato abre debate

El candidato izquierdista Gustavo Petro ha generado preocupación en el sector privado colombiano al proponer una reforma de las pensiones que amplía la cobertura y modifica la distribución de recur...

El candidato izquierdista Gustavo Petro ha generado preocupación en el sector privado colombiano al proponer una reforma de las pensiones que amplía la cobertura y modifica la distribución de recursos al pasar gran parte a un fondo público y quitarle peso a los fondos privados.

La campaña presidencial en Colombia arrancó esta semana luego de la jornada electoral del domingo que definió los candidatos presidenciales de tres bloques políticos: Federico Gutiérrez de la derecha, Gustavo Petro de la izquierda y Sergio Fajardo del centro. Petro obtuvo la mayor cantidad de votos en las primarias y, de ganar la presidencia, le daría un giro al país actualmente gobernado por el conservador Iván Duque.

Petro sugiere dar un bono pensional de 130 dólares -la mitad de un salario mínimo- a los adultos mayores que no se pudieron jubilar. Cerca de dos millones de personas reciben una pensión en Colombia, según datos oficiales, pese a que unas siete millones tienen edad para pensionarse.

Actualmente el sistema está dividido en dos regímenes: el estatal y el de ahorro individual, que es administrado por fondos privados. Los trabajadores pueden elegir voluntariamente a cuál aportar.

En el público los aportes van a un fondo común y luego son repartidos. Una gran parte de la pensión es subsidiada por el Estado y suele ser más alta siempre que alcance algunos requisitos: haber aportado durante 1.300 semanas y superar la edad requerida, 57 años en el caso de las mujeres y 62 en el de los hombres. En el fondo privado las personas tienen una cuenta de ahorro individual y al aportar 1.150 semanas pueden jubilarse pero no reciben subsidio del Estado.

Petro asegura que en Colombia el derecho a tener una vejez digna se ha convertido en un negocio, por lo que planteó que parte de los ahorros que están en los fondos privados pasen al fondo público.

Con esa plata se paga inmediatamente las actuales pensiones que hoy está pagando el Estado, entonces liberas al Estado 18 billones de pesos anuales en el presupuesto (4.700 millones de dólares) y al liberarlo los gastas en los viejos que hoy no tienen pensión, dijo el candidato en un debate presidencial reciente.

La Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantía se pronunció en contra de la propuesta en un comunicado en el que consideró que cambiar la distribución de recursos de los afiliados es, en la práctica, expropiar los ahorros para pensiones.

Petro, quien en su juventud integró la guerrilla M-19 y ha militado en varios partidos de izquierda, indicó que su propuesta consiste en un sistema público universal para quienes ganan hasta cuatro salarios mínimos. De ahí en adelante, las pensiones dependerían de los ingresos y los trabajadores podrían escoger si aportan a un fondo privado de forma voluntaria.

Dos analistas consultados por The Associated Press coincidieron en que la propuesta de Petro es buena en el corto plazo, pero pondría en riesgo el sistema a futuro.

Hoy ese discurso vale porque estamos pagando las pensiones sólo del 25% de las personas. Si pensamos que todo el mundo cotice y reciba la pensión, entonces se debe pagar al 100%, dijo a AP Stefano Farné, ex consultor de la Organización Internacional del Trabajo y docente de la Universidad Externado. En el largo plazo se generan obligaciones pensionales y en caso de no hacerse una reforma pensional el Estado deberá pagar muchísimo más a través del presupuesto nacional, agregó.

Andrea López Rodríguez, economista de la Universidad de los Andes y experta en pensiones, explicó que Colombia requiere una reforma que atienda los problemas estructurales del sistema, lo cual no implicaría eliminar los fondos privados sino la competencia entre regímenes.

El sistema público tal como funciona hoy en día es bastante regresivo, es decir, es el Estado el que subsidia las pensiones más altas y ampliarlo sin hacer reformas estructurales sólo ampliaría los problemas que hoy existen. Se requiere reestructurar el sistema para que los subsidios lleguen a las personas que más lo necesitan, agregó López Rodríguez.

Otros candidatos han criticado la propuesta.

Fajardo aseguró que él también propone un bono de 130 dólares a los adultos mayores sin pensión pero con recursos impositivos y no con los ahorros de los colombianos en los fondos privados.

En tanto, Gutiérrez lo cuestionó: ¿vas a nacionalizar el ahorro de los colombianos?.

Una eventual reforma como la que sugiere Petro necesita ser aprobada por el Congreso, donde no tendría las mayorías aseguradas. Si bien su movimiento Pacto Histórico logró la mayor bancada de izquierda en la historia del país, necesitaría tejer alianzas con partidos tradicionales.

Las elecciones presidenciales serán el 29 de mayo y en caso de que ninguno de los candidatos supere el 50% de los votos se convocará a una nueva ronda.